Ford está desarrollando una herramienta digital de seguridad vial que podría predecir posibles puntos conflictivos, utilizando datos de fuentes como coches conectados y sensores de carretera.

Cada año más de 1,3 millones de personas mueren en las carreteras de todo el mundo – alrededor de 3.700 cada día – y las lesiones en carretera son la octava causa de muerte a nivel mundial. Además del impacto humano, los accidentes también tienen importantes consecuencias financieras.

El Departamento de Transporte del Reino Unido estima que el coste económico anual de los incidentes en las carreteras supera los 35.000 millones de euros. 

La herramienta de seguridad vial basada en datos analizará la información de coches inteligentes, sensores inteligentes de carretera y datos de las autoridades locales para predecir las ubicaciones probables y las posibles causas de los posibles puntos conflictivos de seguridad vial. Los conocimientos adquiridos permitirán a las ciudades adoptar medidas preventivas para hacer frente a las carreteras y cruces que plantean los mayores riesgos para los usuarios de las carreteras. 

“Pronto cada nuevo vehículo será un vehículo conectado, y vemos esto como una oportunidad para reducir los accidentes de tráfico y salvar vidas de manera significativa”, ha asegurado Jon Scott, jefe de proyecto de City Insights, Ford Mobility Europa. “Al colaborar con los principales innovadores, expertos y académicos – y con el respaldo de Innovate U.K.- estamos convencidos de que podemos ayudar a mejorar la movilidad de millones de personas en todo el mundo”. 

Movilidad Ford está trabajando junto con partners que incluyen el Consejo del Condado de Oxfordshire, los especialistas en sensores de AI Vivacity Labs, y los principales académicos del Centro de Investigación de Seguridad en el Transporte de la Universidad de Loughborough, con el apoyo de Transport for London. El objetivo es convertir la herramienta en una solución que pueda beneficiar a las ciudades y a los usuarios de las carreteras de todo el mundo. La iniciativa ha recibido el apoyo financiero de Innovate UK, el fondo de innovación respaldado por el gobierno británico. 

Seguridad vial basada en datos 

Ford ha llevado a cabo una extensa investigación sobre las posibilidades de los vehículos conectados y el análisis predictivo para ayudar a mejorar la seguridad vial. Hasta 700 turismos y vehículos comerciales se conectarán voluntariamente en Oxfordshire y Londres como parte de un proyecto de 18 meses de duración que comienza este verano. 

Los datos telemáticos detallados de la flota de vehículos – como el uso del pedal del freno o del acelerador y el ángulo del volante – se analizarán junto con la información de hasta 25 sensores inteligentes adicionales que serán proporcionados en Oxfordshire por Vivacity Labs, especialista en la captura y clasificación del tráfico, lo que elevará el número total en uso a 100. 

Los sensores de carretera de Vivacity emplean algoritmos de aprendizaje automático para detectar incidentes de proximidad y son capaces de analizar los patrones de movimiento de usuarios vulnerables de la carretera como ciclistas y peatones, así como de vehículos no conectados. Todos los datos compartidos por los sensores son anonimizados y las imágenes de vídeo se descartan en la fuente, lo que permite que las carreteras sean más seguras sin invadir la privacidad. 

“Este proyecto nos permite ampliar nuestras investigaciones de IA en materia de seguridad vial, a la vez que nos brinda la oportunidad de trabajar con expertos de la Universidad de Loughborough y explorar una mayor integración de nuestro sistema en el ecosistema de movilidad de Ford”, ha asegurado Peter Mildon, director de operaciones de Vivacity Labs. “Desbloquear los beneficios potenciales de seguridad vial de la red de sensores de tráfico existente de Vivacity ha sido un objetivo para nosotros durante algún tiempo, por lo que es gratificante ver que esto se está llevando a cabo en Londres y Oxfordshire”. 

Los expertos del Centro de Investigación sobre Seguridad del Transporte de la Universidad de Loughborough, dirigidos por Ruth Welsh, profesora titular de Seguridad del Tráfico y el equipo de análisis y comprensión de datos mundiales de la Ford analizarán los datos de los conductores y los vehículos, mientras que el Consejo del Condado de Oxfordshire se centrará en la forma en que las fuentes de datos proporcionadas por las autoridades locales, combinadas con la herramienta de predicción, pueden mejorar la seguridad vial para todos los usuarios. 

“Oxfordshire County Council se compromete a permitir aplicaciones innovadoras para la tecnología de vehículos conectados que beneficiarán a nuestras comunidades”, ha afirmado Llewelyn Morgan, jefe de innovación del Oxfordshire County Council. “Al conectar los datos de los vehículos con la infraestructura inteligente, esperamos que este proyecto ayude a mejorar la seguridad para todos los usuarios de las carreteras”. 

Los datos y el análisis se utilizarán para seguir probando y desarrollando el algoritmo y la herramienta digital de seguridad vial en un producto comercial escalable que beneficie a las ciudades y a los ciudadanos de todo el mundo. El consorcio también tratará de encontrar otras aplicaciones del mundo real para la predicción de la seguridad vial. 

“Loughborough tiene unas características únicas en la investigación de la seguridad en el transporte, construida a lo largo de casi 40 años, y estamos orgullosos de formar parte de un proyecto transformador para posicionar al Reino Unido como líder mundial en la seguridad de vehículos conectados”, cuenta el profesor Steve Rothberg, pro-vicerrector de investigación), de la Universidad de Loughborough. 

Pruebas de vehículos conectados 

El proyecto se lleva a cabo tras dos pruebas exitosas realizadas en Londres en las que analistas y científicos de datos de Ford Mobility tomaron muestras de más de 1 millón y medio de kilómetros de conducción de vehículos conectados para identificar, analizar y proporcionar una orientación detallada sobre la mejora de la seguridad a las autoridades locales en varios puntos conflictivos de seguridad vial en Greater London 

Entre las recomendaciones de mejoras se incluían la implantación de cámaras de luz roja para disuadir los saltos de señales, la reducción de la vegetación para garantizar que la señalización vial fuera claramente visible, la señalización y las señales de doble altura o la repavimentación de las calzadas 

Ford Mobility también está trabajando con las autoridades de Valencia y Colonia (Alemania), para identificar otras formas en las que el análisis de la información relacionada con los vehículos y las infraestructuras puede beneficiar a la movilidad urbana. 

Los usuarios de vehículos en Oxfordshire y Londres que deseen obtener más información sobre la participación en la prueba de seguridad vial pueden ponerse en contacto con el equipo del proyecto en https://takepartinresearch.co.uk/jobs/future-driving-solutions

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.