Puede que busques comprar unos auriculares para tus hijos, sobrinos, nietos… Unos auriculares para el peque de casa. Es un reto, te lo advertimos ya. No es lo mismo que comprar unos auriculares bluetooth tipo AirPods, hay muchos más factores a tener en cuenta para que sean auriculares infantiles seguros para sus oídos. Aquí te ayudamos a elegir, resumiéndote los puntos a considerar.

Y es que ya sea para escuchar música, ver vídeos o jugar a videojuegos, hasta los más pequeños de la casa sienten interés por tener en sus manos unos auriculares para niños. Al tratarse de dispositivos destinados a este público, podemos encontrar desde diseños modernos hasta opciones coloridas y con dibujos.

Pero más allá del aspecto visual, hay que fijarse en detalles que aseguren una experiencia segura, tal como cuando vamos a elegir un reloj inteligente para niños: la seguridad es lo más importante.

Cómo elegir los mejores auriculares infantiles

Muchos han advertido que el uso de los auriculares en niños puede incurrir en un riesgo. Y es que la mayor preocupación de los padres es que acabe afectando a su audición.

Sin embargo, hoy en día nuestros hijos pueden disfrutar de esta experiencia sin necesidad de que ocurra ningún tipo de daño en sus oídos. Si estás pensando adquirir unos auriculares para niños, no dejes de seguir leyendo.

Y es que a continuación te explicamos todo lo que debes tener en cuenta para hacerte con los mejores auriculares infantiles.

Limitación de volumen

Si para los adultos es de gran importancia mantener la salud de sus oídos, es normal que exista mayor preocupación cuando se trata de los niños. Esto no quiere decir que se les prohíba hacer uso de auriculares. Al contrario, pueden utilizar estos dispositivos de manera segura gracias a la limitación de volumen.

Los auriculares para niños que elijas deben contar con un sistema de limitación, que permita hacer uso máximo del 60% del volumen del sonido reproducido. De no contar con esta característica, lo mejor es desistir en la compra.

Además, lo ideal sería limitar su uso a solo unas horas al día, con el fin de asegurar la preservación de la salud del oído. 

Diseño adecuado

En primer lugar, cuando se trata de elegir un modelo, los expertos recomiendan optar por unos circumaurales o over ear. Estos son los diseños recomendados por la OMS para los niños. En el caso de modelos in-ear, pueden incurrir en daños auditivos cuando de los más pequeños se trata.

En cuanto al tamaño, hay que tener en cuenta que si la compra de auriculares es para un menor de 12 años, sus dimensiones deberían ser más pequeñas. Estos se ajustarán mejor a la forma de su cabeza y facilitarán su uso sin generar ninguna incomodidad. Por el contrario, si se trata de un niño mayor de 12 años, puede utilizarse auriculares de tamaño promedio. Sin embargo, al tratarse de modelos para adultos, lo mejor es verificar si disponen de limitación de volumen.

Otra opción es adquirir auriculares ajustables, de tal manera que se puedan acoplar fácilmente al tamaño de la cabeza del niño a medida que vaya creciendo.

Por último, no hay que olvidar fijarse en el peso del dispositivo. Los auriculares suelen usarse durante bastante tiempo, por lo que será necesario elegir un modelo ligero, eliminando cualquier molestia a nivel del cuello y cabeza. Se recomienda un peso máximo de 150 gramos.

Materiales de fabricación

Al tratarse de auriculares para niños, es importante tener en cuenta que puede haber descuidos y olvidos. Esto no quiere decir que nuestros hijos no vayan a cuidar los dispositivos, pero siempre es mejor tomar precauciones para cuando vayan a usarlos. En este sentido, lo mejor es verificar que estén fabricados de materiales resistentes a golpes y caídas.

También el diseño debe carecer de componentes móviles que favorezcan el ajuste a las orejas. Estos suelen ser delicados y con mayor tendencia a romperse. Aun así, siempre hay que tener en cuenta la comodidad del niño al utilizarlos. Y de esta manera, se debe verificar que los auriculares cuenten con almohadillas fabricadas con un material que facilite la transpiración. Además, su relleno debe ser una espuma blanda y esponjosa, permitiendo un mejor acople en las orejas.

Tipos de conexión

Aunque los auriculares con cables suelen ser los más prácticos, y suelen ofrecer más horas de experiencia, en el caso de los niños no resulta una buena opción. Aquí volvemos al punto de los distraídos que pueden llegar a ser cuando se están divirtiendo. En un descuido pueden tropezar, y no solo romper el dispositivo, también ponen en riesgo su seguridad ante una caída.

Para este caso, se recomienda optar por modelos inalámbricos, que si bien la batería limita su uso, pueden ofrecer mayor libertad de movimiento sin riesgo.

Cancelación del ruido

Esta tecnología ha dado mucho que hablar. Sin embargo, cuando se trata de auriculares para niños, su uso es bastante discutible. Desde el punto de vista positivo, es posible reducir el nivel de volumen en los dispositivos al no haber interferencia de sonido del exterior.

Aun así, su uso representa un riesgo cuando se trata de la seguridad de los niños, ya que en un momento de distracción, puede acabar en un accidente. A la hora de elegir unos auriculares de este tipo, es necesario sopesar los riesgos que se puedan presentar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.