Cada vez estamos más seguros de que los coches sin conductor son el futuro de la automoción. Desde hace tiempo grandes empresas trabajan con proyectos de este tipo y ya han incluso hecho pruebas con ellos. Uno de estas compañías ha sido Audi, que ha anunciado que su modelo RS7, sin nadie al volante, alcanzó los 240 kilómetros por hora en el circuito de carreras Hockenheim, al sur de Frankfurt.

El coche ha logrado el récord mundial de velocidad para un auto que se maneja solo al completar, en esta pista de Fórmula 1, una vuelta en poco más de dos minutos. Y para comprobar la rapidez del vehículo, Audi también colocó a un humano detrás del volante para una vuelta. El resultado fue que este fue cinco segundos más lento que el auto no tripulado.

Tras la exitosa prueba, donde se emplearon cámaras, escáneres láser, sistemas GPS, radiotransmisores y radares, uno de los investigadores de la firma alemana dijo estar convencido que conducción autónoma podría ser trasladada a la carretera eventualmente.

http://youtu.be/eOYsI1cqUrw

Aunque la conducción piloteada podrían suponer grandes ventajas como la reducción del número de accidentes y ayudar al conductor en situaciones como embotellamientos, existe una gran diferencia entre una prueba en una pista de carreras y las condiciones que a diario enfrentan los conductores en las carreteras.

David Bailey, profesor de la Escuela de Negocios Aston, ha indicado que es posible que antes de una década veamos autos sin conductor en nuestras carreteras, pero apunta que todavía quedan detalles en los cuales trabajar como la interacción de estos coches con otros que tengan humanos al volante, además de los retos de las compañías aseguradoras en casos de accidentes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.