BANNER CECOTEC

Un grupo de científicos, expertos en robótica, en Estados Unidos, está estudiando la posibilidad de incorporar la tecnología a la lucha contra el ébola. Se trataría de la creación de robots que podrían funcionar como vehículos autónomos que pudiesen llevar comida y medicina, o que sean capaces de descontaminar equipos e incluso ayudar a enterrar a las víctimas.

Robin Murphy, profesora de ciencias de la computación e ingeniería de la Universidad Texas A&M y directora del Center for Robot-Assisted Search and Rescue, dijo que los robotistas necesitan aprender de los médicos y de los voluntarios para saber cómo los robots pueden ser usados para ayudar en esta crisis.

Para lograr esto, Murphy está trabajando en la organización de un taller que se llevará a cabo en diferentes lugares este próximo 7 de noviembre donde se reunirán médicos, enfermeros, trabajadores humanitarios y expertos en robótica para trabajar en conjunto en la creación de una máquina que pueda ser útil.

Murphy dijo que quiere que los expertos en robótica se reúnan directamente con aquellos que han estado trabajando con el brote para que aprendan qué se necesita para ayudar a los pacientes, para detener la propagación del virus y para proteger a los trabajadores médicos de la infección.

“El taller es para nosotros hacer silencio y escucharlos a ellos para luego llevarnos esa información y usarla… Ellos hablarán de lo que necesitan y nosotros de lo que podemos ofrecerles”, dijo Murphy.

Por su parte, Taskin Padir, profesor asistente en ingeniería robótica en WPI y quien además ha estado trabajado con Murphy, ha asegurado que el uso de la tecnología no debe ser visto como un reemplazo para el contacto humano.

“Estamos tratando de identificar las tecnologías que puedan ayudar a los trabajadores a minimizar su contacto con el Ébola”, dijo Padir. “Cualquiera sea la tecnología que implementemos, habrá un humano en el sistema. No estamos tratando de reemplazar el cuidado humano sino de minimizar el contacto”.

Este brote de Ebola es el más grande de la historia. Ha infectado a más de 9,000 personas y ha matado más de 4,400, esto de acuerdo a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos.

Aunque faltan muchas preguntas por responder en cuanto a cómo será la implementación de estos robots, Murphy apunta que esa es precisamente la importancia del taller donde se reunirán los expertos, ya que en los detalles es donde reside la diferencia entre una gran idea de laboratorio y su verdadero funcionamiento en el campo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.