Ciberintrusos han violentado el sistema de seguridad de la Casa Blanca y se han apoderado de información no clasificada de gran importancia, dentro de la cual figuran datos como la agenda privada del Presidente Barack Obama.

A pesar de no tratarse de documentación ultra secreta, la violación ha activado las alarmas de los agentes de seguridad estadounidenses, quienes han iniciado una investigación para hallar a los responsables. Se presume que serían de origen ruso, pero no ha sido confirmado.

Portavoces del Departamento de Estado, han revelado que durante el pasado mes de octubre se registró actividad sospechosa en la red que sirve al despacho ejecutivo del mandatario norteamericano, por lo que desde entonces está siendo apagada periódicamente para permitir actualizaciones del sistema de seguridad.

Agentes del FBI y el Servicio Secreto aseguran que se trata de uno de los ataques más sofisticados que se han llevado a cabo en contra de los sistemas del gobierno de Estados Unidos.

Se hizo un seguimiento encubierto a la ruta de los ordenadores que pudieron haber cometido el delito, tal como lo hacen los hackers  cuando realizan sus fechorías y se presume, debido a códigos encontrados, que los delincuentes podrían estar trabajando para el gobierno ruso.

El viceconsejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, no confirmó esta versión pero ha adelantado que se están tomando “una serie de medidas de seguridad para evaluar y mitigar los daños”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.