“banner

Oh, las cookies. Hemos sabido de su existencia desde que comenzamos en la movida online, su denominación es tierna y dulce, pero podrían llevarnos a límites de la hecatombe.

Un tanto dramática esta previa, pero no muy alejada de la realidad. Y es que las cookies, además de ser un recurso utilísimo a la hora de navegar, son capaces de poner en jaque nuestra confidencialidad en Internet. Muestra de ello, ha sido lo revelado por informantes de Kaspersky Lab.

Además de advertir que aunque en sí mismas las cookies no son peligrosas para el equipo pero sí pueden aprovechar ciertos elementos para propiciar una emboscada, los diestros de la líder en seguridad informática reseñaron lo descubierto en 2011 por la investigadora italiana Rosario Valotta, quien corrió la cortina en cuanto a una vulnerabilidad en Internet Explorer que permitía un ataque man-in-the browser a los usuarios.

“Estos ataques no son muy comunes pero sí pueden llegar a producirse y, por ello, algunas webs han empezado a tener más cuidado a la hora de proteger la confidencialidad de sus usuarios, bloqueando tanto las cookies permanentes como las de terceros”, manifestó Cassie Bodnar, una de las expertas de Kaspersky Lab.

A modo de cátedra express

Pero ante todo este panorama, qué mejor que ahondar un poco acerca de qué son las cookies y cómo marchan.

Para esto, los de Kaspersky explicaron que las cookies son pequeños fragmentos de texto o datos que el servidor web proporciona al navegador, para ofrecerle una experiencia de navegación personalizada al usuario.

Existen dos tipos de cookies: las temporales y las permanentes (…) Además, existen las llamadas cookies de terceros.

“En ocasiones, no tener que introducir nuestros datos de acceso o poder ver recomendaciones de compra en base a adquisiciones realizadas con anterioridad puede ser de gran utilidad y, además, puede ahorrarnos una considerable cantidad de tiempo. Sin embargo, nuestro conocimiento de lo que son y lo que pueden suponer las cookies suele ser muy limitado y ese ahorro de tiempo y energía puede convertirse en un quebradero de cabeza si no tomamos las precauciones adecuadas”, apuntaron los expertos de la líder.

Sí, mejor prevenir

Además del copilado de valiosa información, la gente de Kaspersky compartió un quinteto de recomendaciones para evitar ser carnada del cibercrimen a través de las cookies.

1.- Limpiar/eliminar las cookies al terminar la sesión, así como borrar el historial de navegación, o contar con una herramienta de limpieza -como PURE 3.0- que haga esa tarea.

2.- Modificar los ajustes del navegador para tener el control sobre la información que rastrean las cookies.

3.- Usar los Add-Ons para gestionar las cookies de manera más específica.

4.- No introducir datos personales en sitios donde las cookies puedan almacenarlos, ni dejar abierta ninguna cuenta o sesión.

5.- Instalar una buena solución de seguridad -como Kaspersky Internet Security Multi-Dispositivo- para mantener la defensa ante cualquier ataque y permitir el control de privacidad.

Datos, advertencia y recomendaciones …a por estar más pendientes de las fulanas cookies. ¿O no?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.