Ha llegado la hora de saludar al Huawei Mate S, el primer smartphone del mundo en incorporar la tecnología Force Touch, la cual sirve para diferenciar las presiones en la pantalla. Pero más allá de agregar esta característica, la compañía china se ha enfocado también en construir un equipo novedoso con una gran pantalla, buen rendimiento y un acabado de primera para competir con los terminales de gama alta disponibles en el mercado.

El Huawei Mate S es una evolución del Ascend Mate 7 presentado el año pasado en el IFA. Aunque este equipo es una nueva versión del anterior buque insignia, a primera vista no se aprecian muchos cambios, al menos a nivel exterior. Sin embargo, la innovación de la compañía se ha centrado más bien en la inclusión de dos nuevas tecnologías que hoy día se encuentran en auge: el Force Touch Screen y el sensor de huellas digitales.

Hoy día los fabricantes chinos están dando mucho de qué hablar gracias a las múltiples bondades de sus equipos. El Mate S es la prueba de ello, ya que Huawei le ha apostado fuerte a esta phablet que gracias a su diseño y especificaciones promete dar la pelea a los grandes fabricantes de móviles como LG, Sony e inclusive Samsung y Apple.

No cabe duda que con este lanzamiento, el objetivo de Huawei es seguir conquistando el mercado mundial de los dispositivos móviles. El Mate S se muestra como una potencial arma para lograrlo, pero, ¿realmente logrará Huawei ganar otra cuota de mercado con este terminal? Veamos de qué es capaz.

Diseño

Hasta hace poco los phablets no eran equipos muy populares dado que su tamaño podía ser considerado como excesivo por muchos usuarios. Sin embargo, con el paso del tiempo esa idea ha ido cambiando un poco, por lo que este sector de los teléfonos inteligentes ha ido creciendo cada vez más. El Huawei Mate S entra en la categoría phablet de manera ajustada ya que, para ser considerado como tal debe tener 5,5 pulgadas o más, y él está en el límite.

Huawei-Mate-S-frontal

A pesar de que el Huawei Mate S es considerado como la evolución del Ascend Mate 7, los equipos no son iguales, al menos en cuanto a tamaño se refiere. Con 149.8 mm de alto, 75.3 mm de ancho y 7.2 mm de grosor, el nuevo equipo es mucho más pequeño que el modelo anterior, un aspecto que está directamente relacionado con el tamaño de la pantalla. Mientras que el Ascend Mate 7 disponía de una de 6 pulgadas, el Mate S incorpora una de 5,5 pulgadas con una resolución Full HD de 1080 x 1920 píxeles, con lo cual alcanza una densidad de 401 ppp. Si bien es cierto que esta resolución puede parecer muy poco para este terminal que busca competir con los grandes, Huawei no ha querido arriesgarse demasiado, quizá con la idea de no afectar el rendimiento del equipo y de sacarle mayor provecho a la batería.

Huawei-Mate-S-diseño-2

Competir en las grandes ligas de terminales no es un trabajo fácil y para lograrlo, una de las exigencias del mercado es sin duda el diseño. Un terminal de gama alta debe tener un buen acabado: deber ser elegante, llamar la atención y sobre todo no desentonar. Para ello hay tres aspectos básicos en la construcción de los equipos y el Huawei Mate S encaja a la perfección. El primer aspecto es el uso del metal en la construcción, ya que los equipos con cuerpos plásticos no pueden ser considerados como premium. El Mate S también cumple con el segundo y el tercer requerimiento que es tener un cuerpo de una sola pieza e integrar un cristal protector para la pantalla que, en este caso, es cristal 2.5D.

El Huawei Mate S es un terminal estilizado que combina de forma impecable el diseño del Mate 7 y el P8, pero con una construcción que aparenta mayor calidad que estos. La parte trasera del equipo está ligeramente curvada, aunque esta característica no puede ser apreciada a simple vista a menos que se incline el dispositivo. En esta parte también encontramos la cámara, que sobresale un poco, y el lector de huellas digitales. En la parte inferior se encuentran ubicados los altavoces, tal como están dispuestos en el Galaxy S6 edge+ y en el OnePlus 2.

Huawei-Mate-S-diseño-4

Software & Hardware

La incorporación de procesadores propios es una tendencia que hemos visto mucho últimamente. Así como Samsung ha decidido apostarle a su propia gama de chips, Huawei también ha incluido en sus equipos sus propios. En el caso del Mate S encontramos el HiSilicon Kirin 935, un procesador de ocho núcleos, cuatro que trabajan a una velocidad de 2,2 GHz y los otros cuatro a 1,5 GHz.

El procesador del Mate S viene acompañado con una memoria RAM de 3GB y una interna de 32GB, la cual, a diferencia de los nuevos dispositivos actuales, si puede ser expandida por medio de una tarjeta microSD hasta 128GB. Sin embargo, si bien es cierto que el equipo dispone de una ranura para la microSD, esta misma bandeja es la que se utiliza para una segunda tarjeta SIM, por lo que el usuario deberá elegir entre tener una memoria expandible o una segunda línea.

Huawei-Mate-S-software-hardware-1

En cuanto al sistema operativo, el Mate S corre con Android 5.1.1 Lollipop junto con la interfaz de Huawei EMUI 3.1. Esta combinación de software es la misma que tiene el Honor 7, aunque ambos equipos difieren en cuanto a las aplicaciones preinstaladas y los temas.

Otro de los aspectos importantes en los equipos de hoy día es la cámara y aunque Huawei nunca se ha destacado por ofrecer las mejores, desde el lanzamiento del P8 esto ha venido cambiando. El nuevo Mate S es la prueba de este cambio y lo vemos en el sensor de 13 MP de la cámara principal, el cual tiene una apertura de f/2.0. Además de esto, el dispositivo cuenta con un doble flash con dos temperaturas de color para sacar buenas imágenes en condiciones de poca luminosidad.

Huawei-Mate-S-cam-trasera

La cámara frontal dispone de un sensor 8MP con el cual los amantes de los selfies estarán más que contentos. A diferencia de otros equipos de la misma gama, el Mate S no cuenta con la posibilidad de grabar vídeo a 4K. Sin embargo, aunque carece de esta característica, la cámara del dispositivo cuenta con un modo avanzado que permite a los usuarios ajustar manualmente el ISO, la velocidad de obturación, el balance de blancos, la exposición e incluso el enfoque.

Huawei-Mate-S-diseño-3

En lo que respecta a la conectividad, el Huawei Mate S cuenta con 4G LTE, Bluetooth 4.0, GPS, NFC, así como una ranura para doble SIM, aunque en este caso tendremos que elegir su uso porque como ya lo decíamos se comparte con la expansión de memoria. En cuanto a la autonomía del equipo, incorpora una batería no removible de 2700 mAh, que si bien no se acerca a los 4100 mAh del Mate 7, se comporta bien.

Si comparamos la batería del Mate 7 con la del Mate S podría parecer bastante inferior, pero si tenemos en cuenta que el nuevo equipo tiene una pantalla más pequeña y que esta es inclusive de mayor capacidad que la que dispone el Galaxy S6, por ejemplo, notamos que es suficiente.

El Huawei Mate S es capaz de soportar unas 12 horas de uso normal y aún así conservar alrededor de un 45% de la batería. El dispositivo también cuenta con un sistema de carga rápida que permite recargar la batería en tan solo 10 minutos para tener al menos unas 2 horas más de autonomía.

Huawei-Mate-S-para-cargar

Experiencia de uso

En términos de diseño, el Mate S genera una muy buena impresión. A pesar de su tamaño, el equipo es capaz de adaptarse bien en las manos y aunque tiene bordes un poco afilados, estos no perturban el agarre ni el buen tacto. Los botones están bien ubicados y el acceso al sensor de huellas dactilares es bastante intuitivo.

Aunque la resolución del equipo está por debajo de otros del mercado como el S6, por ejemplo, y podría no ser suficiente para algunos usuarios exigentes, lo cierto es que esta resolución funciona perfectamente para el equipo ya que, de igual manera, estos píxeles adicionales que poseen otros equipos no pueden ser distinguidos por el ojo humano. Además, sin importar esto, los ángulos de visión y el brillo son más que buenos en este dispositivo.

Huawei-Mate-S-con-funda

Si comparamos los procesadores HiSilicon Kirin 935 con el Snapdragon 810 de Qualcomm o el Exynos 7420 de Samsung, notaremos que el de Huawei no tiene tan buen rendimiento. Pero, a pesar de no sacar tan buenos números en los Benchmarks, el Mate S también se comporta bien, aunque sin superar aún al OnePlus 2 con el Snapdragon 810 o al Galaxy S6 edge con el Exynos 7420. La interfaz del equipo es fluida y las aplicaciones se mueven de manera rápida. Aunque cuando se trabaja de forma intensiva se nota un calentamiento del procesador, esto es normal.

Veredicto

No cabe duda de que Huawei ha hecho un gran trabajo con el Mate S. Se trata de un equipo que al verlo habla por sí mismo. Tiene un excelente acabado y se siente tan bien como luce. Aunque en términos de rendimiento hay equipos que lo superan, no significa que tenga un mal desempeño, muy al contrario.

Huawei-Mate-S-tema

En cuanto a hardware y software no hay mayores quejas y si bien no es lo mejor del mercado, se le acerca mucho. Aunque podría tener muchas semejanzas con el Honor 7, el diseño y el procesamiento del Mate S es mucho mejor. El equipo tiene un costo de 649 euros para la versión de 32GB y de 699 euros para la versión de 64GB.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.