¿Cómo elegir el mejor ordenador portátil calidad precio? Si estás pensando comprar un ordenador para trabajar, y eres creador de contenidos multimedia, bien utilizas software específico de diseño porque eres arquitecto, o eres ingeniero y requieres un equipo con potencia para mover grandes volúmenes de información, sigue leyendo: te vamos a contar las razones por las que te conviene comprar un ordenador gaming para trabajar.

De todos es sabido que los portátiles gaming son ordenadores potentes, puesto que tienen que lidiar con juegos que exigen mucho en varios apartados del dispositivo, como puede ser el procesador, la tarjeta gráfica, la refrigeración o la pantalla.

Aunque hay otros apartados donde también tienen su importancia como el almacenamiento interno, los puertos y la conectividad. Los ordenadores para videojuegos cuentan con toda la potencia que necesitas, así que si te dedicas al tratamiento de video o algún tipo de trabajo de diseño, donde los programas son también muy exigentes, este tipo de ordenadores podrían ser tu salvación, y nosotros te vamos a explicar por qué.

HP OMEN 15-dc1049ns
Ordenador portátil de 15.6 pulgadas FullHD IPS (Intel Core i5-9300H, 16GB RAM, 512GB SSD, Nvidia GTX1650-4GB, sin sistema operativo) negro sombra - Teclado QWERTY Español

Ordenador gaming para trabajar: Sus claves

Vamos a ver todos los parámetros que hacen a los ordenadores gaming tan potentes y especiales, para comprobar que nos pueden ser de gran utilidad si necesitamos un portátil potente para trabajar, enfocado en ciertos tipos de trabajos específicos y otros no tanto.

La pantalla

La pantalla es una parte fundamental de cualquier portátil, pero en los ordenadores gaming aún más, puesto que es la conexión visual entre el jugador y el juego. También en los trabajos en los que hay tratamiento de video, fotográfico o de diseño, tener una buena pantalla es crucial para un buen resultado final.

Para utilizar el ordenador con juegos realmente potentes en el apartado gráfico debemos tener una pantalla de calidad, donde tanto la nitidez como el contraste sean bastante mejor que correctos, con unos colores que deben expresar la sensación de realidad adecuada para sumergirnos más en lo que es la temática del juego. Otra parte fundamental de estas pantallas es el brillo, muy necesario para interiores, pero imprescindible si queremos seguir disfrutando sin pérdida de visibilidad en exteriores.

A la hora de utilizar el ordenador gaming para trabajar con contenido de vídeo, una pantalla de mucho nivel se convierte en prácticamente imprescindible para saber si lo que estamos haciendo se verá tal y como nosotros queremos, es decir, con calidad.

Si por el contrario nuestro trabajo se basa en el diseño ejecutando programas como por ejemplo AutoCad, nuestro display nos debe permitir ver hasta la más mínima imperfección en nuestro trazado.

La tasa de refresco también cobra una importancia elevada, ya que en juegos el movimiento debe ser realista al máximo para sumergirnos en la historia del juego. Cuando esta tasa es elevada, sentimos cada movimiento del juego con mucha más nitidez, vemos las líneas o las fotos con mayor calidad y así llevamos nuestro proyecto a buen puerto con más facilidad.

Si usamos pantallas con resolución 4K y un mínimo de 60 Hz, nuestra experiencia debe ser realmente satisfactoria y si podemos elevar la tasa de refresco hasta los 144 Hz, como ocurre con el HP OMEN 15, por ejemplo, con el cual tendremos una experiencia de visionado superior, donde el parpadeo es inexistente y la fluidez de imagen será su máxima. Algo que no siempre ocurre en ordenadores portátiles ultrabook, que ahora tanto están de moda.

Tarjeta gráfica

La tarjeta gráfica es algo primordial de un ordenador gaming, puesto que gran parte del peso de los juegos lo lleva dicho componente. Lo mejor es tener una gráfica dedicada que tenga su propia memoria y que funcione, en este sentido, de manera independiente a la memoria RAM del ordenador.

Además, las gráficas dedicadas suelen tener una mejor arquitectura, precisamente porque están fabricadas de manera única y específicas, por empresas como puede ser NVDIA, el mayor fabricante del mundo de este tipo de hardware.

También a la hora de usar el ordenador gaming para trabajar la gráfica es importantísima, puesto que programas como Photoshop (tratamiento fotográfico), Adobe Premiere (tratamiento de vídeo) o AutoCad (diseño gráfico), requieren de una gráfica potente para poder funcionar con soltura.

Buen ejemplo de ello sería la NVDIA GeForce GTX 1660Ti que monta el HP OMEN 15, puesto que estamos hablando de una tarjeta gráfica de 6 GB de memoria dedicada, es decir, potencia garantizada para mover grandes volúmenes de información con completa fluidez, algo muy necesario tanto en los videojuegos, como en los programas de diseño o edición de vídeo, por ejemplo. 

Procesador y RAM

Lo que mueve todo con mayor o menor potencia es el procesador del ordenador. En el caso de los gaming suelen ser procesadores muy capaces, aunque nosotros no aconsejamos bajar de un Intel Core i7 (como el OMEN 15 de HP, marca de portátiles que más vende en España), puesto que para los juegos más potentes este procesador podría ser el mínimo que los soporta con la soltura suficiente como para no perder rendimiento.

Pero cuando usamos el ordenador gaming para trabajar, sobre todo en edición de vídeo el procesador se convierte en algo fundamental, puesto que a la hora de renderizar vídeo la gráfica tiene su importancia, pero el procesador y la memoria RAM son también primordiales, si no queremos que un vídeo se eternice en su renderizado o de fallos de forma continuada por falta de potencia o memoria RAM.

La memoria RAM es otro ámbito donde hoy en día tener menos de 8 GB es arriesgarnos demasiado a no poder hacer ciertas tareas con nuestro portátil. Los programas de edición de imágenes, y los videojuegos, demandan más RAM. Evidentemente nosotros creemos que 16 GB mínimos, o 32 GB de forma óptima, como los que monta el HP OMEN 15, son las dos alternativas más eficientes y que llevan muchos portátiles gaming hoy en día.

Almacenamiento interno

Es evidente que cuanto más almacenamiento interno mucho mejor, sobre todo si tenemos en cuenta que los juegos más potentes, los programas de vídeo-edición, los de tratamiento fotográfico y los dedicados al diseño, no es que ocupen precisamente poco en nuestro almacenamiento.

Por eso se hace necesario un almacenamiento amplio y también veloz, porque de nada nos sirve tener un procesador potente si a la hora de leer los datos “tiene que esperar” a que nuestro sistema de almacenamiento responda.

Por eso es más que conveniente, tanto en juegos como para tener el ordenador gaming para trabajar, usar unidades de disco SSD antes que los HDD tradicionales, porque la diferencia de velocidad puede ser despampanante, y más en la actualidad que ya se están consiguiendo velocidades de SSD en lectura superiores a 3.400 MB/s o de escritura superiores a 3.000 MB/s.

La combinación ideal es la que tenga una combinación de una tarjeta SSD y un disco duro de última generación, para que la fluidez no sea un problema, ni en el mOMENto de jugar, ni en el mOMENto de trabajar con software demandante.

Un dato muy importante en este tipo de equipos es la posibilidad de evolucionar según necesidades futuras: El portátil OMEN, por ejemplo, está preparado para facilitar las actualizaciones y el mantenimiento con un solo acceso desde el panel al disco duro, unidad SSD y memoria RAM. Esto es un dato a tener en cuenta porque nos permitiría un “refresco” del equipo en cuanto lo necesitemos o creamos conveniente.

Ventilación y refrigeración

El sistema de refrigeración de un portátil es primordial para favorecer el rendimiento y alargar la vida útil del propio ordenador. Existen muchos sistemas de refrigeración y múltiples formas de llevarlo a cabo por las diferentes marcas, pero el sistema de disipación de calor del HP OMEN 15 con unas palas más grandes y abiertas hacia el exterior, un motor trifásico y un rodamiento dinámico fluido con conectores más grandes, es uno de los más avanzados en este ámbito.

La refrigeración es fundamental cuando usamos software demandante, como el de edición multimedia, o bien en los videojuegos, porque un calentamiento del equipo puede reportarnos muchos problemas a la hora de trabajar o jugar. Este es otro de los motivos en que los ordenadores gaming llevan ventaja a la hora de ser usados para trabajar: sus sistemas de refrigeración suelen ser más avanzados que los de los ordenadores tradicionales.

Teclado

El teclado de cualquier portátil gaming debe ser retroiluminado y con una pulsación que tenga el máximo compromiso entre rapidez y suavidad, términos en los que el OMEN 15 de HP ha realizado un gran trabajo, por ejemplo. Ahora bien, ¿por qué podríamos necesitar un teclado así para trabajar? 

Los teclados numéricos resultan muy útiles para profesionales que trabajan con gran volumen de datos

El teclado es importante no solo para los más jugones, ya que en muchos juegos utilizan el teclado como complemento de los mandos, sino que también en cualquiera de los trabajos que nos ocupan en este artículo tener un buen teclado se convierte en algo primordial, ya sea que te dedicas a la edición de imágenes o de vídeos. 

Además, para profesiones como la ingeniería, u otras que demanden la incorporación de muchos números constantemente, resulta importante y muy cómodo tener un teclado numérico específico para no tener que usar las teclas numéricas que hay encima del teclado. Este tipo de teclados numéricos son muchas veces olvidados por las marcas de portátiles, algo que los ordenadores gaming sí que tienen en su mayoría de modelos, y el OMEN 15 de HP no es la excepción.

Puertos y conectividad

Por último, tanto los puertos que tenga el ordenador como su conectividad resultan imprescindibles, ya que hoy en día dependemos de ellos para tanto para jugar como cuando trabajamos. Los puertos que consideramos de vital importancia hoy en día son los USB Tipo C con sistema Thundebolt 3 (algo que muchos portátiles gaming llevan), los USB Tipo A (mínimo 2), salida HDMI, jack 3,5 mm para auriculares y lector de tarjetas, bien sean SD o microSD.

Además, en conectividad hoy en día hay que exigir Wifi 6, Bluetooth 5 y, muy deseable, compatibilidad con Miracast, tanto para jugar como para un ordenador gaming para trabajar.

Todos estos puertos y conectividad (que lleva el HP OMEN 15, por seguir con el mismo ejemplo) son los mínimos que podríamos esperar, ya que nos servirán para jugar a juegos en línea de manera más eficiente, para recibir documentos de manera más rápida para poder trabajar antes en ellos, para poder conectar varios periféricos distintos a nuestro portátil, para transferir archivos desde distintas unidades externas de manera mucho más veloz y hasta cargar el portátil con mayor rapidez, entre otras cosas.

Batería y diseño

A la hora de trabajar, si estamos mirando un ordenador portátil, la autonomía que nos ofrece es fundamental. Otro punto a favor de los ordenadores gaming que suelen tener muchísima autonomía para horas y horas de juego. 

Además, miramos el diseño: ¿Sabías que los nuevos ordenadores de gaming son cada vez más estilizados y fáciles de llevar? En el caso de nuestro ejemplo, el HP OMEN 15 cuenta con un diseño ultrafino y ultraligero, además de elegante acabado el color negro, que te permitirá sacar el ordenador en cualquier momento: en una presentación de trabajo, o en una partida de videojuegos en el salón de tu casa. 

Y es que como habéis visto los ordenadores gaming no tienen por qué ceñirse solo a los más jugones, sino que son muy aconsejables para aquellos que los van a utilizar para trabajar, sobre todo en trabajo de diseño o de contenido multimedia. Pero ambos casos también se pueden dar en un individuo, porque nos puede servir para hacer nuestro trabajo más rápido y eficiente por la semana, y disfrutar de nuestros juegos favoritos los fines de semana. La versatilidad es la gran baza de este tipo de ordenadores.

Accesorios gaming para trabajar: ¿Merece la pena?

Llegados a este punto es muy probable que estés convencido de hacerte con un ordenador gaming para trabajar, porque su versatilidad queda más que clara, pero tal vez también has echado un vistazo a los accesorios gaming: ¿merece la pena comprarlos para trabajar? Vamos por puntos y rápidamente. 

Lo primero que tienes que evaluar es el tipo de trabajo que realizas. Por ejemplo, si vas a realizar trabajo de edición de imágenes, es fundamental contar, como mínimo con un buen ratón para trabajar sin problemas y con comodidad. Estar cómodo es fundamental para que trabajes con mejor productividad, pero sobre todo para que no tengas lesiones por el uso repetitivo de movimientos con tus manos. 

Así, tanto si te dedicas a edición de imágenes o videos, como si vas a jugar de forma ocasional, es primordial que te hagas con un buen ratón. Ganarás en tiempo y en salud a futuro. La ventaja que tienen, entonces, los ratones gaming es que están diseñados de forma ergonómica pensando en la gran cantidad de horas que pasamos jugando. O trabajando, si es el caso. 

Además los ratones gaming cuentan con muchas opciones de configuración en cuanto a precisión y fluidez de movimiento, dos características fundamentales a la hora de jugar, y que llevadas al mundo laboral pueden traducirse en productividad. Un dato: ¿Sabías que los ratones gaming cuando son inalámbricos son tan fiables y rápidos como los que van con cable? En las partidas no se puede fallar, y en el trabajo tampoco, así que, por ejemplo, en el OMEN Photon Wireless Mouse de HP han cuidado especialmente los detalles que garanticen una experiencia satisfactoria como son la latencia, la conectividad y duración de la batería.

Y si lo que te preocupa es la batería del ratón inalámbrico, un truco que pocos conocen: podrías pillar una alfombrilla especial, que cuente con carga inalámbrica y entonces, no solo te haga más fluido el trabajo con el ratón, sino que además pueda cargarlo al mismo tiempo. Por seguir con el ejemplo de HP, sería interesante echar un vistazo al HP OMEN Outpost Mousepad, compatible con tecnología de carga inalámbrica Qi, y capaz de cargar el HP OMEN Photon Wireless Mouse en tan solo dos horas y media, además de ser compatible también con móviles de carga inalámbrica.

Si vas a pillar un teclado externo o no dependerá de tus necesidades y gustos, pero la verdad, considerando que estamos evaluando la compra de un ordenador portátil para trabajar, y jugar de forma ocasional, la portabilidad es de sus atributos principales de compra, así que dado que los teclados de ordenadores como el OMEN 15 de HP son bastante cómodos y completos, y que no vemos cómodo viajar, por ejemplo, con un teclado como accesorio, consideramos que el “kit de trabajo ideal en movilidad” sería la combinación de un ordenador portátil como el de nuestro ejemplo, un ratón y para ir un paso más allá, una alfombrilla que nos permita mejores desplazamientos con el ratón al vez que cargar tanto este accesorio como nuestro móvil.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.