BANNER CECOTEC

Si pensaste que ya lo habías visto todo y poco te podría sorprender, pues con esta entrega esa premisa no aplica. Y es que nos estaremos refiriendo a una innovación tecnológica para el campo de la seguridad que se asemeja a prototipos presentados en películas.

Se trata del sistema denominado ‘Starchase’ que se refiere a una “bala” disparada desde un automóvil –oficial- a otro –sospechoso- permitiéndole a los representantes de la ley rastrearlo sin necesidad de activar las veloces y hasta peligrosas persecuciones sobre el asfalto.

“Lo hemos visto en los cómics de Batman y en las películas de James Bond, pero hoy está siendo probado por distintos cuerpos de seguridad en Estados Unidos de América”, reseña el portal theinquirer.es, donde además se señala que –efectivamente- este dispositivo podría ser ilustrado como una bala GPS, aunque sus creadores prefieren definirlo como un sistema de gestión de persecución.

¿Cómo funciona?
Un cañón es instalado en la parte frontal de la patrulla. De él, se disparan -mediante un sistema de aire comprimido a alta presión- unas “balas especiales” diseñadas con una sustancia adherente y un dispositivo GPS que al fijarse al vehículo perseguido, comienza a emitir señales de coordenadas en tiempo real, las cuales a su vez pueden ser compartidas en la red.

polis4

Acerca de la reducción de riesgos, el sitio neoteo.com apunta a que con este sistema la policía puede pasar a un modo pasivo, permitiendo que el fugitivo se relaje y reduciendo al mismo tiempo la posibilidad de un accidente.

Ahora bien, no es algo barato: Según reportes del portal antes mencionado, el cañón StarChase cuesta 5000 dólares; mientras que cada bala se cotiza en 500.

Ante los ojos de la ley

Pese a que StarChase podría –sin lugar a dudas- aportarle significativos beneficios a la operatividad de la policía en las calles, este sistema no ha logrado la ovación de todos.

Un ejemplo de lo planteado, en theinquirer.es se manifiesta que en el terreno del respeto a la privacidad y la libertad de movimientos, el uso de Starchaser estaría limitado a persecuciones flagrantes, evitándose su empleo en casos de operaciones de seguimiento, algo que ya en algunas sentencias del Tribunal Supermo estadounidense ha resultado rechazado.

“En este sentido se parecería a las diferencias existentes entre la actuación policial en caso de sorprender al delincuente en la comisión del acto -no necesitan orden judicial para actuar- de aquellas situaciones en las que no existe una urgencia inmediata de actuación policial, donde sí es obligatorio solicitar una orden judicial -para interceptar comunicaciones, acceder a un domicilio-.

Igualmente, se establecerían algunas limitaciones en el uso de una tecnología como la de Starchase, como la de proceder de forma inmediata a localizar el vehículo marcado, de manera que el inicio de una persecución y posterior lanzamiento de la ‘bala GPS’ no permitiera constituir un seguimiento prolongado en el tiempo”, reseña el portal.

Testimonios

Haciendo hincapié en el hecho de que este sistema aún está en modo de prueba en Estados Unidos, a través de la página starchase.com se ha difundido una serie de testimonios de oficiales de policía acerca de su funcionamiento.

Puedes correr, pero no será capaz de esconderse. StarChase reduce el riesgo de civiles inocentes y funcionarios en una persecución.
– Tropa de patrullaje de Iowa

Permite al oficial para relajarse y no sentir la presión de asumir riesgos extra, sólo para no perder de vista al sospechoso. StarChase es una herramienta fácil de usar, confiable e innovadora herramienta que hace actividades peligrosas más seguro.
– Oficial del Departamento de Policía Oficial de Duluth, Georgia

Te da la opción de ir sin luces y sirenas porque ya sabes donde este vehículo se dirige.
– Representante del Departamento de Policía de Austin, Texas

 

¿Será posible que este sistema logre estar omnipresente en gran parte del mundo? Por su precio cuesta imaginarlo. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.