Hay dispositivos para todo tipo y para todo gusto: Desde la cocina hasta la oficina, estamos rodeados de gadgets que prometen ser nuestros mejores aliados para un sin fin de opciones, ¿verdad?

Ahora bien, ante tal diversidad, no podían faltar los gadgets curiosos, esos que muchos creemos que no han debido ser creados, no tanto por lo curiosos que resultan como por lo absurdo de los usos que se les dan.

Es el caso de los tres ejemplos que vamos a mencionar seguidamente, en los que resumimos opciones de gadgets curiosos, tanto, que quizás no deberían haberse inventado, porque, honestamente, ¿quién podría usar una cosa de estas?

Celfaly, adiós migrañas

Es una banda plástica neuro-estimulante aprobada por al FDA, que funciona con baterías y que se coloca en la frente.

Cuenta con un electrodo adhesivo que emite una corriente eléctrica de bajo voltaje que estimula la raíz principal del nervio trigémino, vinculado con el dolor de cabeza.

Ear Switch, el smart-audífono

Podemos verlo como una versión de Google Glass pero para las orejas. Se trata de un audífono inteligente que incorpora GPS, brújula, barómetro, altavoz, micrófonos, sensores giroscópicos y batería.

Funciona con ondas infrarojas que detectan el momento en que el usuario abre y cierra la boca; y sirve para recibir datos sobre el tráfico, por ejemplo.

Ring: Un anillo superpoderoso

Como su nombre indica, es un anillo inteligente que permite controlar gadgets a través de movimientos.

Sus ‘poderes’ abarcan el control de dispositivos electrónicos como la TV; la transmisión de texto; la posibilidad de realizar pagos; y el recibir avisos y notificaciones a través de vibración y de un LED.

La verdad, este último es el que me parece más interesante y ‘útil’, ¿qué opinas?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.