Los combates navales del futuro, como muchas otras cosas para el uso de la humanidad, estarán basados en avances tecnológicos, tal como lo han señalado funcionarios de la agencia de investigación de las fuerzas armadas estadounidenses, quienes han descrito parte de los nuevos programas que adelantan en materia de herramientas bélicas.

El portavoz de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), Jared Adams, ha explicado que entre los programas que están desarrollando se encuentran los lanza-drones, equipos que serían instalados en el lecho marítimo y activados cuando los efectivos militares lo consideraran necesario.

La intención de estos dispositivos es lanzar drones de mar o de aire que actúen como repetidoras de comunicaciones, si alguna tripulación castrense sufre desperfectos electrónicos que le impidan enviar o recibir información.

“El objetivo es facilitar un puntual despliegue de sistemas automatizados distribuidos en lugares distantes, desplegándolos con años de anticipación y luego activando su lanzamiento para obtener efectos rápidos en el momento de nuestra elección”.

Según ha sido revelado, las “lanzaderas durmientes” podrían suplir en algunas tareas a los submarinos, ya que trabajarían a un costo mucho menor.

El principal propósito de estos programas de investigación tecnológica, es mantener una ventaja en materia de defensa y seguridad, agilizando el desarrollo de nuevos sistemas militares.

“Algunos de nuestros sistemas actuales son muy eficaces, los mejores del mundo, pero son muy complejos y caros. Se necesita mucho tiempo para desarrollarlos y desplegarlos”, ha explicado el vicedirector de DARPA, Steven Walker.

Espías submarinos

Otro de los proyectos en estudio son sistemas móviles y fijos que funcionen como satélites y que “orbiten” en el mar, tal como lo hacen sus pared espaciales, para detectar submarinos de otros países. Se les conoce como “sub-ulites” y tendrían gran capacidad de detección geográfica.

“Barcos fantasmas”

Además de otros proyectos como “sonares pasivos”, capaces de escuchar señales acústicas de submarinos enemigos, DARPA trabaja en la elaboración de barcos sin tripulación que pueden viajar a través de la superficie marina y perseguir naves del bando contrario.

Estos robots caza servirán de apoyo a los buques en la repartición de misiones de guerra además de significar costos inferiores a los que actualmente implica la caza de submarinos.

Su nombre oficial es, hasta ahora ACTUV (Anti-submarine Warfare Continuous Trail Unmanned Vessel), mide 40 metros y es mejor conocida como “Sea Hunter” o cazador marino. Ya se han hecho pruebas con naves experimentales de menor tamaño en el Golfo de México.

Para el otoño próximo se realizarán nuevas pruebas con el prototipo real que intentará seguir a un barco que irá a uno kilómetro de distancia.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.