Si no tienes idea de lo que es el Blockchain y cómo puedes usarlo, sigue leyendo. Te servirá de mucho saberlo. Involucra un bien muy apreciado por todos: el dinero. Con tantas innovaciones tecnológicas era evidente que el sector económico en algún momento se viera afectado o por lo menos trastocado… Y ese momento parece haber llegado.

El papel moneda está siendo amenazado por el blockchain. Pero, ¿qué es exactamente? Veamos… Seguro te suena el concepto de Bitcoin, ¿verdad? Por allí va la cosa, pero no es exactamente lo mismo.  El blockchain es una tecnología que combina registros de información y criptografía. Permite realizar transacciones sin intermediarios. Es como usar billetes pero virtuales.

Hasta ahora todo apunta que el blockchain desencadenará una serie de cambios. La forma en que realizamos las transacciones y todo lo que conocemos en el aspecto financiero será de otro modo.

Según un artículo de El País, expertos en la materia aseguran que “el blockchain va a permitir dar el salto del llamado internet de la información al internet del valor”. Por tal motivo es importante que empieces a comprender que el blockchain no será una moda pasajera ni un capricho de un grupo en particular sino una nueva forma del modelo financiero.

Blockchain: qué es

Hace apenas unas décadas atrás, la vida –tal y como la concebimos hoy- era solo posible en las películas de ciencia-ficción. Las videollamadas, el intercambio de fotografías desde una cámara hasta cualquier ordenador  o la hiperconexión que nos proporcionan las redes sociales; son ejemplos del mundo en la era de la Internet.

En la  indómita Internet, Satoshi Nakamoto es un personaje principal. Sin saber si se trata de una persona o un grupo de individuos, Nakamoto se conoce como el padre del Bitcoin, una criptomoneda que nace en el año 2009 y que hoy aparece con una regularidad aplastante entre las conversaciones de los internautas y conocedores del mundo de la economía en el ámbito global.

El corazón del Bitcoin es el blockchain o cadena de bloques, en castellano. Blockchain no es más que una gran de datos a la que tiene acceso todos los participantes de una transacción realizada en la red. Funciona, básicamente, como una fuente de información fidedigna que permite verificar o validar que la información es verdadera.

¿Qué son las blockchain?

Lo primero que debemos destacar es que existen muchísimas cadenas de bloques en Internet, es decir, nace una nueva blockchain cada vez que los usuarios así lo necesiten.

Las blockchain pueden ser  públicas o privadas. En el sistema de blockchain cómo operan las públicas: Este tipo de cadenas son aquellas a las que puede tener acceso cualquier miembro de la red. Todos comparten los permisos de escritura y lectura de los datos que contiene. Las blockchain públicas son las más utilizadas en el intercambio de criptomonedas.

Por su parte, las blockchain privadas son para usos concretos y solo los propietarios establecen al conjunto de personas que pueden tener acceso a sus datos encriptados. El hermetismo que encierra la utilización de este tipo de cadenas de bloques no permite identificar, con la precisión que seguramente esperas de nosotros, en qué casos se está empleando esta tecnología.

Sin embargo, recordamos que en el año 2015, Vitalik Buterin, programador de origen ruso y cofundador de  Ethereum, explicó la existencia de dos especies de blockchain privadas: las de consorcio y las completamente privadas. En el primer grupo, un conjunto de instituciones rigen las normas de uso. En cambio, en las blockchain completamente privadas los intereses y las normas de funcionamiento son establecidas por una sola institución. Lógicamente, la institución dueña de la cadena de bloques completamente privada también administra los permisos de escritura en la cadena de bloques.

Blockchain: cómo funciona

Ahora bien, ¿el blockchain cómo funciona? Interconectados en una red de tipo P2P, donde no existe una computadora principal que controla el tráfico de información que se intercambia, cada participante –conocido como nodo- deja un registro de las diferentes transacciones que se va originando en torno a un bien. Esa traza informática es almacenada en una inmensa base de datos o libro de registro que viaja encriptado con el objetivo de resguardar los datos contra cualquier manipulación de terceros no involucrados en el intercambio de bienes.

A cada transacción le corresponde un mensaje que lo identifica, conocido en este sistema como token. Cada transacción se agrupa en bloques. Los bloques se encuentran unidos, de forma inalterable, a los bloques anteriores y posteriores a cada transacción, razón que genera el nombre cadena de bloques o blockchain.

Esta base de datos de transacciones se encuentra alojada de forma distribuida en toda la red y para su correcto mantenimiento se entregan, en forma de criptomonedas, incentivos a la comunidad de informáticos que se dedican a la tarea de mantener la integridad de sus datos.

Paso a paso para entender mejor el blockchain y cómo funciona

  1. La transacción: Como en toda venta, el primer paso que nos explica el blockchain y cómo funciona, es la intención demostrada entre dos o más participantes de intercambiar un bien. Sencillo: El participante o nodo A ofrece una propiedad y el participante o nodo B expresa su intención de intercambiarlo por otro bien que se encuentra en su poder.
  2. El bloque: Los bienes que se intercambian en este sistema pueden ser certificados digitales, cursos de formación, inmuebles, criptomonedas, entre otros; cuando se concreta la intención de intercambio de bienes se genera un escrito -en la base de datos global- donde se fija la transacción realizada entre los nodos involucrados. Este escrito se empaqueta, de forma encriptada, junto a otras transacciones. En ese momento se genera un bloque. Automáticamente, el bloque se envía a la red de nodos que forman parte de las diferentes transacciones que se están generando en ese momento.
  3. La verificación: El tercer paso que responde a la pregunta blockchain cómo funciona, es la constatación de los datos que ofrece cada nodo. En este momento, todas las computadoras que participan en la minería de blockchain procesan los datos y verifican en sus bases de datos que la información sea correcta. Normalmente, cuando el 51% de las computadoras validan los datos, se considera que la transacción está verificada.
  4. El hash entra en el juego: Luego de la verificación de los diferentes bloques que identifican cada transacción pasa por un proceso conocido como hash. En blockchain cómo funciona el hash: sencillo, es un algoritmo que toma cualquier dato –sin importar su extensión en caracteres- y lo transforma en un conjunto de datos de longitud fija. Para este procedimiento se utiliza el sistema hexadecimal, compuesto por números entre 0 y 9 y letras entre A y F. En esa codificación criptográfica, cada bloque contiene información sobre el bloque que lo precede y el que lo sigue. De esta forma, la cadena de bloques es indisoluble. Además, esta condición permite identificar rápidamente cualquier intento de manipulación de la información que contienen cada uno de ellos.
  5. Fin de la transacción: Luego de la creación del hash, las propiedades cambian de nodos. Con la ejecución del intercambio de bienes, se pone fin a la transacción y todo vuelve a empezar. En la generación de blockchain participan una vasta red de computadoras, con gran nivel de cálculo e inmensos consumos de energía, las cuales están interconectadas sin ser gobernadas por un dispositivo central, como ya habíamos comentado anteriormente, es una tarea colaborativa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.