La fractura del cristal que protege la pantalla del smartphone (o incluso la pantalla misma) es algo que buena parte de los usuarios de móviles sufren alguna vez en su vida, y más con el crecimiento en tamaño de estos equipos volviéndolos más frágiles, más propensos a caerse de la mano por que debe estar más abierta.

Según un estudio de Motorola, al menos la mitad de la población con un smartphone tuvo, en promedio, un equipo al que se le rajó la pantalla; en algunos países, como México, India o China, supera el 60%. El 23% siguió usando el smartphone aunque le lastimaba el dedo; el 42% de los encuestados dice que arreglar la pantalla fue el mayor gasto que hicieron referido a arreglar el teléfono.

Hace tiempo que compañías como Corning trabajan para crear un vidrio que sea resistente a los golpes; la compañía es la creadora del Gorilla Glass que está en la mayoría de los teléfonos actuales; la última versión, Gorilla Glass 4, promete proteger el equipo de una caída desde un metro.

Para lograrlo, la compañía creó una pantalla de cinco capas: un vidrio protector externo, rígido (similar al que muchos usuarios le agregan a sus teléfonos), otro vidrio interior que protege la pantalla sin partirse; un sensor de tacto doble (por si uno de ellos falla; para mantener la sensibilidad al tacto en el equipo); una pantalla AMOLED flexible, hecha con un sustrato de plástico, similar al que usa Samsung en sus equipos más recientes; y un chasis de aluminio para darle integridad estructural al equipo.

Pantalla con garantía por 4 años

De hecho, Motorola vende este equipo con una garantía por 4 años protegiendo la pantalla de roturas o rajaduras producto de golpes y caídas, pero no de daños cosméticos o rayas generadas con del uso normal del equipo, y aclarando que no está diseñado para soportar cualquier tipo de daño (y evitar, puede suponerse, los juicios de quienes buscarán encontrar el límite de la durabilidad del Moto X Force).

El resto del Moto X Force es más convencional (y es idéntico al Droid Turbo 2 que la compañía venderá en Estados Unidos): una pantalla de 5,4 pulgadas QHD (2560 x 1440 pixeles), chip Qualcomm Snapdragon 810, 3 GB de RAM, 32 o 64 GB de almacenamiento (y ranura microSD), cámara de 21 megapixeles (con apertura f/2.0 doble flash LED y grabación 4K), una batería de 3760 mAh con carga inalámbrica y 5 micrófonos para cancelación de ruido; además, 4G, Wi-Fi, GPS, Bluetooth y NFC.

Como otros equipos, los componentes internos están cubieros de una película que los protege del agua, pero no es sumergible. El grosor del equipo es de entre 7,6 y 9,2 mm. Como el resto de los Moto X, se venderá en diferentes versiones de cubiertas para la batería (plástico, cuero, etcétera). Corre con Android 5.1.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.