Otro wearable que llega a España para intentar adueñarse de nuestra muñeca: MYO, el brazalete inteligente desarrollado por Thalmic Labs Inc., se incorpora al catálogo de Intelygenz, la compañía española especializada en aplicaciones para prendas de vestir conectadas a la Red.

Este brazalete inteligente dispone de varios sensores capaces de detectar la posición, el movimiento y gestos de la mano mediante el movimiento de los músculos del brazo.

“Intelygenz cuenta ya con varias unidades de este brazalete inteligente, así como con acceso a su SDK (Kit de desarrollo de software) para Android, iOS, Mac y Windows, lo que permite a su equipo de desarrollo la creación de aplicaciones a medida para poder aprovechar sus capacidades al máximo.

Aunque en principio pueda parecer que su uso es puramente lúdico, sus posibilidades van mucho más allá, ya que puede utilizarse en muchos campos, como la accesibilidad o el manejo remoto de maquinaria industrial, por citar sólo algunos”, nos explican desde Intelygentz

Un brazalete inteligente muy versátil

Además de lo mencionado anteriormente, la compañía informó que en lo que respecta al ocio, con MYO podrían manejarse coches de radiocontrol o robots. Igualmente, para tareas de composición musical o para elaborar remezclas de canciones.

Asimismo, se pudo conocer que este brazalete marcha en conjunto con un smartphone –previa a la instalación de apps- pero con la particularidad que el usuario no tendrá que manipular el dispositivo, ya que MYO se conecta mediante Bluetooth de baja intensidad.

“Creo que el MYO formará parte de la vanguardia de la tecnología “wearable” de los próximos años, por su gran variedad de usos con aplicaciones, su cómodo diseño y su precio”, ha manifestado Ricardo Arcega, desarrollador de Intelygenz, quien además aseguró que “se podría diseñar una aplicación destinada a personas con movilidad reducida, con la que se puedan encender, apagar y configurar las luces de casa, utilizando el MYO como control remoto. Esto se podría extender a cualquier aparato electrónico que forme parte de un hogar domótico: cortinas, televisión, aire acondicionado, teléfono, etc”.

Otro de los puntos fuertes de este brazalete inteligente es su precio ajustado: El coste de su versión alpha eran 150 dólares, aunque se espera que a medida que su comercialización se vaya expendiendo, descienda de forma progresiva.

Es genial leer sobre este tipo de innovaciones que se enfocan en ir más allá para extenderse a otros ámbitos en pro de mejoras en la calidad de vida… ¿Habrá llegado la era de los wearables?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.