Como si de ciencia ficción se tratara, la nueva patente obtenida por la empresa aeronáutica y de defensa, Boeing, es un diseño para una innovadora tecnología dirigida a proteger un objetivo de las ondas de choque producidas por explosiones cercanas.

Aunque a diferencia de los sistemas de protección de Star Wars o Star Trek, la innovación de la empresa de Seattle, no evita como tal el impacto de balas o bombas, sí puede atenuar el efecto dañino que causarían las ondas, producidas por esos impactos, contra un objetivo cercano.

Mediante un sensor, esta tecnología es capaz de detectar una explosión y luego con un generador de arco que recibe la señal, ioniza una pequeña región del ambiente creando un campo de plasma que usa láser, electricidad y plasma y así puede reducir daños a vehículos, edificios, buques y aviones en vuelo.

Los “campos de fuerza” creados se interpondrían entre la explosión y el objeto a proteger, generando una suerte de barrera que minimiza la acción destructiva de las ondas de choque.

La invención surgió en principio de la necesidad de proteger los vehículos militares, pero su funcionalidad se ha expandido a otros posibles blancos en una situación irregular, como edificaciones gubernamentales, buques de guerra y aviones.

El canal de YouTube, PatentYogi, que se dedica a mostrar vídeos con patentes creativas e innovadoras, subió recientemente a la red social, un demo de la tecnología de Boeing en el que se muestra cómo actúa el sistema.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.