Como podemos comprobar si acudimos a los gráficos -da igual qué mercado sea: Forex, bolsa, criptomonedas, futuros de materias primas…- la pandemia, el parón al que ha obligado y la crisis que asoma tras la esquina han afectado de muy distinta manera a unos activos y otros. 

Por ejemplo, el precio del petróleo se ha derrumbado, ya que sin movimiento no se consume, y para más inri el coste de almacenarlo es muy alto -lo normal es que no pase mucho tiempo entre que se extrae hasta que llega a las refinerías para convertirse en gasolina y el resto de sus derivados- a lo que hay que sumar que no es tan fácil dejar de extraer petróleo así sin más, tanto el parón como la reactivación llevan tiempo y son caras.

Si nos fijamos en un activo más intangible, como el dólar -es cierto que el dinero todavía es físico, pero en no poca medida no es más que un montón de unos y ceros- no parece haber sufrido ningún descalabro, porque a pesar de que ya no es tan demandado como divisa de comercio internacional sigue manteniendo su valor como activo de reserva -ante la incertidumbre que se dibuja para los próximos meses o años quién no querría guardar su dinero en forma de dólares-.

Pero ¿qué ha pasado con las criptomonedas? ¿Están superando su primer evento de este tipo con soltura? Pasemos a analizar la cotización de la criptomoneda de referencia, el bitcoin -el resto de grandes criptomonedas suelen seguir de una forma más o menos fiel la cotización de bitcoin- y nos atreveremos incluso a formular algunas hipótesis del porqué de lo que ha ocurrido para que aquel que esté aprendiendo a comerciar con criptomonedas tenga más material para formarse una opinión.

Bitcoin y su marzo terrible

Comenzaba el mes de marzo relativamente tranquilo en lo referente a la actual pandemia, es cierto que Italia presentaba cifras que empezaban a ser preocupantes, pero aún era posible controlar su expansión, y el sistema sanitario cisalpino se encontraba lejos del colapso. A pesar de ello entre el 6 de marzo y el 13 del mismo mes bitcoin se dejó cerca de 4.000 dólares en su cotización, y tardó prácticamente mes y medio en recuperar su valor anterior.

Durante los días centrales del desplome España admitió la gravedad de la situación en su territorio y el virus continuó extendiéndose, ¿se puede decir entonces que el coronavirus fue el factor decisivo en la caída de la cotización? Tendría su impacto, sin duda, pero parece que en este caso tuvieron más peso los movimientos de ventas masivas de ballenas de bitcoin y ethereum para convertir en líquido criptomonedas fraudulentamente adquiridas -la exchange PlusToken- que el pánico al coronavirus, ya que las medidas de confinamiento y parón económico no afectan per se al minado o compraventa de la criptomoneda, que por algo ambas actividades se realizan totalmente online.

Camino del halving

Una vez bitcoin fue recuperando su cotización entre los analistas se dejó de hablar tanto del impacto vírico y comenzó a pensarse en el cercano halving -evento cuatrienal que reduce la recompensa de bitcoins obtenidos por bloque minado a la mitad-, el cual es de esperar que termine provocando subidas del precio de bitcoin -y de otras criptomonedas- como ocurrió en el 2013 tras el halving del 2012 y en el 2017 tras el halving del 2016.

En estos primeros días post-halving el precio oscila entre los 9.000 y los 10 000 dólares.

Aprovechar nuestros smartphones para mantenernos al día 

Aquel que haya comprado criptomonedas probablemente sea muy activo en esto de las nuevas tecnologías, ya que podemos decir que incluso ahora que han demostrado su potencial las criptomonedas no son muy populares entre el público más reticente a adoptar las nuevas tendencias.

Si en nuestro caso se suman la afición a lo último en tecnología móvil y el interés por las criptomonedas estamos de enhorabuena, ya que disponemos de multitud de apps para comprar y vender criptomonedas, realizar trading con ellas, mantenernos informados, consultar gráficos… Desde hace tiempo es muy sencillo centralizar en nuestro smartphone toda nuestra actividad financiera y por supuesto en cuanto a las criptomonedas no iba a ser diferente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.