Es bien sabido que los cibercriminales han hecho de WhatsApp la carnada perfecta para sumarse cada vez nuevas víctimas; y entre tantas, uno de los modus operandi es presentar aquella ilusoria promesa a los usuarios de darles ‘súper poderes’ para espiar a sus contactos.

Ahondando en ese sentido, expertos de Panda Security han reseñado que hasta la Policía ha hecho mención a dichos fraudes, a través de supuestas aplicaciones cuyos enlaces para su descarga se han distribuido frecuentemente por las redes sociales; y a la final –si la persona pincha- quedaría suscrita a un servicio de SMS Premium o peor aún, dejaría una puerta abierta para que los hampones de la Red se hagan con sus datos e información confidencial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.