En la mayoría de las ocasiones el exceso del uso de la tecnología puede ser perjudicial. Según un estudio publicado en Nature Communications usar el GPS puede ser nocivo para tu cerebro, específicamente para el hipocampo.

Según la investigación, lo dañino en el uso del GPS es que desactiva regiones cerebrales que generalmente utilizamos para circular o camina por una ciudad. El hipocampo, presente en nuestro cerebro y que se encarga de orientarnos en un entorno, permanece pasivo cuando hacemos uso del GPS.

La corteza cerebral también se ve afectada. Esta parte del cerebro, que participa en la planificación y la toma de decisiones, también queda desactivada mientras ponemos en marcha el GPS.

El experimento consistió en tomar a 24 voluntarios que caminaban por las calles de Londres en una simulación informática, mientras se sometían a exploraciones cerebrales.

Los investigadores descubrieron que, cuando los voluntarios navegaban sin apoyo del GPS, su hipocampo y la corteza prefrontal tenían picos de actividad en el momento en que accedían a nuevas calles. Esta actividad cerebral fue mayor cuando aumentó el número de opciones a elegir, pero no se detectó actividad cerebral adicional cuando las personas siguieron las instrucciones del GPS. Una razón más para usar la tecnología con cautela.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.