La subida de precios en la factura de la luz ha hecho que muchos hogares y negocios tiemblen a la hora de encender aparatos eléctricos. Además, con la llegada del frío este temor no ha hecho más que aumentar. Te invitamos a conocer los mejores trucos para ahorrar dinero en la factura de la luz en invierno y que tu presupuesto mensual no sufra un duro golpe.

En estas fechas es normal utilizar mucho más equipos de calefacción para subir la temperatura, pero aún así es posible ahorrar energía. Si te interesa, sigue leyendo.

Verifica tu consumo eléctrico y la tarifa que tienes contratada

Una de las primeras cosas que puedes hacer para conseguir ahorrar electricidad, es saber cuánta energía consumes habitualmente. De esta manera, podrás comparar las tarifas que te ofrecen las distintas compañías eléctricas en función de la potencia contratada.

Cada compañía eléctrica tiene discriminación horaria en la tarifa eléctrica. Facturan el consumo de energía dependiendo de la hora del día. Conocer cuánto cobran por las noches, los fines de semana y otros momentos, te permitirá decidir cuándo encender ciertos equipos o hasta cambiar de empresa. 

Ajusta el consumo de energía especialmente en las horas valle

El primer estudio del Observatorio Samsung de Eficiencia en los Hogares revela que un 33% ha dejado de utilizar elementos de gran consumo energético y un 29% ha hecho una búsqueda activa de ofertas de suministro energético como reacción ante la crisis actual.

Se determina que las horas valle transcurren desde las 00:00h hasta las 8:00h, los fines de semana y los días festivos nacionales. Si tu consumo eléctrico es mayor en ese horario, tu factura saldrá más barata. El consumo de 10:00h a 14:00h y de 18:00h a 22:00h es más caro.

Este tipo de clasificación o discriminación por tramos es aplicable solo para los usuarios con tarifa regulada o con precio indexado en el mercado libre. Si bien es cierto que en algunas compañías las tarifas no son tan diferentes en los bloques de horarios, definitivamente ahorrarás algunos euros.

Utiliza generadores de energía o placas fotovoltaicas

Es posible que utilizando generadores de energía que funcionen con combustible puedas ahorrar algunos euros en la factura de luz, especialmente en horas más caras. Ahora bien, conseguirás un mayor ahorro energético si realizas una inversión en generadores que funcionen con placas fotovoltaicas, porque la energía solar es gratuita.

Se trata de una alternativa ideal para los hogares unifamiliares, comunidades de propietarios o personas que tengan una casa con un jardín o terraza que reciba sol. Es posible que la inversión sea elevada al principio, pero hay ayudas públicas para financiar la compra y a la larga ahorrarás bastante. 

Utilizar todo lo que se pueda la luz del sol

La energía solar es la más limpia y renovable que tenemos disponible, por lo tanto, es bueno aprovechar la luz solar el mayor tiempo que se pueda. Apagar las lámparas y bombillas cuando no se necesiten es una buena opción para reducir la factura de la luz, no las enciendas durante el día.

Procura orientar tu zona de estudio o lectura hacia una ventana y abre las cortinas para que entre la luz del sol. Si para quedarte dormido necesitas tener una luz encendida, utilizas herramientas digitales para programar su apagado automático y así no estará toda la noche encendida.

Utiliza bombillas LED

Aunque las bombillas con tecnología LED son más caras que las incandescentes, su consumo de energía es menor, por lo que pagarás menos. Incluso hay bombillas inteligentes que pueden apagarse de forma remota a través de Internet, lo que te permitirá controlar mejor su apagado o encendido.

Compra electrodomésticos ahorradores

El estudio de Samsung también ha revelado que la mayoría de los electrodomésticos en los hogares tienen entre 4 y 10 años de antigüedad. Los más longevos son las cocinas de vitrocerámica y el horno, donde más del 30% de ellas superan los 11 años de antigüedad.

Entre aquellos consumidores que han tenido que realizar recientemente la compra de un electrodoméstico, más del 60% ha tenido en cuenta el precio como el principal factor de elección, si bien la etiqueta de eficiencia energética cobra un valor muy importante en la decisión (más del 50%), junto con la calidad de la marca (más del 40%). Otros elementos relevantes a la hora de comprar son el tamaño y ciertas características especiales (más del 30%), así como el servicio de instalación y retirada del antiguo electrodoméstico.

A pesar de que el estudio revela que la etiqueta de eficiencia energética “Triple A” es un criterio importante en la decisión de compra del consumidor, el 54% de los encuestados desconoce el cambio de normativa y sólo el 17% reconoce estar informado sobre este nuevo sistema.

Por otro lado, un 68% de la población confirma que la nueva etiqueta es más exigente, mientras que un 30% cree que es igual de exigente que la anterior. De la misma forma, un 36% admite que la nueva etiqueta es más clara, mientras que un 47% considera que no ha habido cambios que la hagan más entendible.

Ajusta el nivel de temperatura de los equipos y desconecta los que no utilices

Trata de comprar equipos eficientes en consumo eléctrico, y no pongas tan baja la temperatura de los equipos de refrigeración ni tan alta los de calefacción. Cada grado adicional que añadas a los equipos en cuestión subirá la factura de luz, así que utilízalos de manera prudente y al estar en casa.

Para terminar con nuestras recomendaciones, desconecta los equipos que no utilices, ya que en modo Stand By aún consumen energía eléctrica y mantén bien cerrada la casa.

Periodista de tecnología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.