BANNER CECOTEC

“The Blue Box” es un dispositivo biomédico que permitirá en un futuro a las mujeres realizarse una prueba de cáncer de mama en casa, sin dolor, sin radiación y de bajo coste. Este invento, de la ingeniera biomédica Judit Giró, y que puede detectar el cáncer de mama a través de la orina, ha ganado el concurso The James Dyson Award 2020, y se convierte en el primer logro español en este certamen internacional de innovación.

The Blue Box actualmente en proceso de una novedosa patente en EE. UU, va a permitir, en un futuro, que una mujer desde su casa pueda realizarse una prueba de cáncer de mama sin necesidad de radiación y dolor a través de una muestra de orina y mediante la tecnología de Inteligencia Artificial (IA). 

“He visto y experimentado de primera mano los desgarradores efectos del cáncer. Como científicos e ingenieros, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance y emplear la tecnología para intentar resolver estos problemas. Judit combina las últimas tecnologías en el campo informático para crear un producto holístico y con un diseño de calidad que resuelve un problema real y puede beneficiar a muchas personas. Personalmente, me sorprendió lo bien que funciona “The Blue Box” con los sensores de inteligencia artificial para funcionar como un dispositivo electrónico en coordinación con una aplicación”.

James Dyson, fundador e ingeniero jefe en Dyson

¿Cómo funciona? El dispositivo analiza determinados compuestos presentes en la orina para detectar signos de cáncer de mama. Durante estos minutos de análisis, “The Blue Box” realiza un análisis químico de la muestra y envía los resultados a la nube, donde se ejecuta el algoritmo basado en IA. Esto conduce a un diagnóstico, que se comunica a través de la misma app en el teléfono móvil. Además, la usuaria puede consultar en ella sus resultados en tiempo real y guardar el historial de las pruebas realizadas.

Judit Giró, de 24 años e ingeniera biomédica, se graduó en la Universidad de Barcelona y acaba de terminar el Máster en Embedded Cyber-physical Systems en la Universidad de California, Irvine. Comenzó a desarrollar el primer prototipo de The Blue Box en octubre de 2017, durante su último año en la Universidad de Barcelona. Durante sus estudios, su profesor le contó la historia de Blat, un perro que pudo detectar el cáncer de pulmón oliendo a su dueño. Esta historia empujó a Judit a emplear su experiencia en ingeniería para reproducir la fisiología del perro en el microprocesador y en los sensores de su Arduino para diseñar su propia nariz electrónica.

El dato: La investigación de Judit sobre los marcadores biológicos del cáncer de mama es muy prometedora y se encuentra en medio del proceso para patentar los componentes de The Blue Box que analizan la orina, basados en ingeniería más que en medicina experimental. Su programa de IA imita el sistema sensorial del perro que descubrió en la universidad.

Este primer prototipo fue testeado con muestras de orina de pacientes con cáncer de mama metastásico, es decir con cáncer recurrente. Si el comité ético de la Universidad de California les aprueba el protocolo, podrían empezar a recoger muestras de orina de pacientes antes de que éstas siquiera sean diagnosticadas. Este estudio permitiría conocer la capacidad de diagnóstico real en pacientes con tumores de mama en estadio más inicial y así, brindar a todas las mujeres del mundo la posibilidad de evitar un cáncer de mama en estadio avanzado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.