Una forma más segura de viajar por avión sería posible gracias a la capacidad de desprenderse que tendrán las cabinas de pasajeros en caso de daños en turbinas o motores. Ingenieros aeronáuticos han planteado una nueva opción para resguardar la vida de los pasajeros aéreos: crear una cabina desmontable que se pueda zafar en caso de accidentes. 

Tecnología contra accidentes aéreos: Así serán los aviones del futuro. Este proyecto vislumbra la posibilidad de que la cabina tenga la instalación de un paracaídas que funcione al separarse de las alas y el motor del avión. De igual forma, se prevé que en la parte inferior, el nuevo sistema cuente con tubos de goma que se inflen para amortiguar el impacto de caías en la tierra o mantengan a flote a los usuarios en el agua.

Por otra parte, en el diseño de los aviones del futuro se contempla un lugar para almacenar el equipaje de los pasajeros, por lo cual, en caso de accidentes, no habría ninguna pérdida. Es un precedente positivo para los usuarios, pero no sería lucrativo para las aerolíneas, ya que la nueva cabina contaría con un número menor de asientos, es decir que los aviones del futuro tendrán menos plazas. 

El creador de este proyecto es el ingeniero ucraniano Vladimir Tatarenko, quién lleva alrededor de tres años ideando el diseño de la cabina. El visionario, en una entrevista citada en el portal web LiveLeak, afirmó “aunque es posible sobrevivir a un accidente de avión y los ingenieros de todo el mundo se centran en lograr que los aviones sean más seguros, nunca podrán eliminar el factor humano”.

Vladimir trabajaba en una planta de producción de la empresa que construye los aviones Kiev y regularmente era miembro de las “comisiones especiales”, donde tenía constatar las escenas de accidentes. Al ver cada siniestro y conocer las estadísticas de los sucesos, el ingeniero indicó “la gente está equivocada sobre desastres aéreos, ya que alrededor del 80% de ellos ocurrió debido a un error humano”.

Las fallas del motor, fuego dentro del aeroplano, daños en las alas, y los problemas técnicos generados por condiciones meteorológicas o de error humano de los pilotos, son los factores que ponen en peligro a los usuarios y que podrían ser salvados con este nuevo sistema en los aviones del futuro

Sin embargo, este artefacto no salvaría vidas en los casos de que el avión estalle dentro o que esté incurso en ataques con cohetes. Para su impulsor, es mayor la posibilidad de ganancia para el beneficio del colectivo.

 

¿Cómo serán los aviones del futuro?

Cambiar los materiales de construcción de los aviones del futuro sería el objetivo principal, ya que se necesitan artefactos ligeros que permitan que los paracaídas funcionen. En este sentido, se contempla como una opción válida el kevlar: una fibra artificial, ligera, robusta y con gran resistencia al calor.

Pese a esto, el mayor obstáculo para la concepción de los aviones del futuro es el coste. El mismo Tatarenko indicó que para que se puedan hacer capsulas de escape adecuadas para la explotación comercial, se necesitarían alrededor de 1 millón de dólares americanos.

Hasta ahora, empresarios del sector no han mostrado interés en la invención, en vista de que además de reducir el número de asientos en los aviones del futuro, también aumentan las estadísticas de consumo de combustible, generando un declive en las ganancias de las grandes aerolíneas.

El siguiente vídeo, es una animación digital que explica como trabajaría el sistema de la nueva cabina de avión. El audiovisual está publicado en la cuenta de YouTube personal de Vladimir Tatarenko.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=ZPkr3A9DTOc[/embedyt]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.