Aunque el smishing es una modalidad de estafa bastante antigua y conocida, a día de hoy sigue habiendo muchas víctimas. Usuarios que por desgracia terminan ofreciéndole sus datos a los estafadores de manera deliberada. Hay una famosa que es el SMS de tarjeta bloqueada de La Caixa que llega a usuarios que ni son clientes de esa entidad… Aquí te contamos lo que debes hacer si recibes SMS sospechosos de ser estafas.

Y es que esta especie de variación del phising es tan peligrosa que puede que no la veas venir. Porque… ¿recientemente has recibido un SMS sospechoso de tu banco pidiéndote datos personales muy comprometedores y no has sabido cómo actuar? Hoy conocerás todo lo referente a este tipo de estafa y cómo evitar caer en ella.

Índice de contenidos

¿Qué es el smishing?

El smishing es una variante del popular phishing, donde la finalidad de los estafadores es la de apropiarse de algunos de tus datos personales, como contraseñas y datos bancarios, con el objetivo de hacerse con tu dinero.

Para ello, los estafadores suelen hacerse pasar por alguna entidad bancaria popular. De este modo, lo que buscan es ganarse la confianza de la víctima, para que de una forma u otra termine dándole al estafador sus datos voluntariamente.

SMS de banco: Cómo saber si es estafa

Lo que caracteriza al smishing, y lo hace tan diferente a otros tipos de estafas, es que el contacto entre el estafador y la víctima se realiza a través de SMS.

Además de ello cabe destacar que el motivo del SMS raro siempre está vinculado a una entidad bancaria, donde se busca hacerle creer a la víctima que existe algún tipo de problema con su cuenta bancaria o tarjetas de crédito.

Los datos que se suelen pedir habitualmente, y que despiertan sospechas en quienes reciben este tipo de mensajes son: nombres de usuario, contraseñas, números de tarjetas de crédito, números de cuentas bancarias, etc.

En muchas ocasiones, lo que hacen los estafadores es aprovecharse de la verificación vía SMS a través de códigos de un solo uso que ofrecen algunas entidades bancarias. De este modo, tras haberse ganado la confianza de la víctima, les piden este código, y con ello ya puede ser más que suficiente para apropiarse de la cuenta bancaria de una persona o de su dinero.

En otros casos, mediante estos SMS se le suele pedir a la persona que llame a un determinado número telefónico para realizar una supuesta gestión. También se le puede decir que entre en un link, que le dirigirá automáticamente a un portal web malicioso. Todo lo anterior, con la finalidad de que sea ese usuario quien ofrezca sus datos personales, que le servirán al estafador para hacerse con el dinero.

¿Cómo evitar ser víctima de smishing?

Existen diversas pistas que has de identificar a tiempo para evitar ser víctima del smishing, y que si prestas atención podrás encontrar muy fácilmente. Desde Incibe nos recomiendan tener en cuenta lo siguiente:

  • Evita abrir enlaces o links de usuarios desconocidos. Elimínalos directamente.
  • Una entidad bancaria jamás te dará un link o enlace a su página de inicio de sesión. En caso de que desees acceder a la entidad, hazlo desde tu navegador web directamente o mediante su app móvil.
  • Nunca contestes a los SMS que te pidan tus datos personales y/o bancarios.
  • Examina muy bien los enlaces que recibas en tu móvil desde un ordenador, ya que hay enlaces que sospechosamente solo funcionan si los abres en tu móvil. En cualquier caso, ante cualquier duda, lo mejor es no abrirlos.
  • Mantén actualizado tu sistema operativo y tu antivirus.
  • Asegúrate de tener contraseñas complejas y lo suficientemente seguras en tus cuentas.

Atento porque la estafa puede venir disfrazada de un SMS del Santander, de La Caixa o cualquier banco, lo cual es peligroso si coincide en que es tu entidad financiera: ¡No piques!

Periodista de tecnología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.