Ya se había escuchado de las grabaciones de letras y hasta párrafos completos es un grano de arroz, pero como en todo, la tecnología sigue avanzando e impresiona cada vez más. Y es que hablando de ‘impresiones’, un equipo de investigadores de la Universidad de Twente (Países Bajos) publicó hace unos meses un artículo sobre cómo imprimir estructuras 3D de cobre y oro, apilando gotas de metal de tamaño microscópico, creadas mediante la fusión de una fina película metálica con un láser pulsado.

Ahora, utilizando también la impresión láser, científicos de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU, Kongens Lyngby) podrían imprimir esta noticia a color en un área del tamaño de una hebra de cabello. Este avance en nanotecnología se ha publicado en Nature Nanotechnology, donde indican que este sistema permite imprimir datos de alta resolución e imágenes en color de calidad sin precedentes.

Se pudo conocer de igual manera, a través del portal Madrimasd, que usando este método, investigadores de DTU Nanotech y DTU Fotonik han reproducido una imagen en color de la Mona Lisa, en menos de un píxel de una pantalla de alta densidad, sólo una tercera parte del grosor de una hebra cabello humano es lo que ocupa esta microimagen titulada “Mini Lisa”, la cual se redujo de forma tan minúscula como precisa el famoso cuadro del pintor renacentista Leonardo da Vinci, como reseña theinquirer.

mini mona lisa

Además, estos científicos informan que la tecnología láser permite imprimir en una resolución de 127.000 DPI (puntos por pulgada), en comparación con las revistas semanales o mensuales se imprimen normalmente en una resolución equivalente a 300 DPI, 400 veces menos, que podría utilizarse para imprimir códigos de barras invisibles a simple vista, entre otras aplicaciones.

Según manifiesta en el website, la impresión de imágenes microscópicas requiere una superficie especial estructurada a nanoescala, cuya estructura consta de filas con pequeñas columnas con un diámetro de sólo 100 nanómetros cada una.

Explican de igual manera, que esta superficie estructurada se cubre luego con 20 nanómetros de aluminio y cuando un pulso de láser se transmite de nanocolumna a nanocolumna, cada una se calienta localmente, después de lo cual se funde y se deforma, acotando a su vez que la temperatura puede alcanzar hasta 1.500 °C, pero sólo por unos pocos nanosegundos, evitando que el calor extremo se propague.

Asimismo, se explica que la intensidad del rayo láser es la que determinará qué colores se imprimen en la superficie, debido a que la magnitud de la deformación de la columna es la que decide qué color se refleja.

Así pues, los pulsos de láser de baja intensidad conducen a una deformación menor de la nanocolumna, lo que resulta en tonos azules y púrpura, mientras que los pulsos fuertes crean una deformación drástica, dando a la reflexión desde la nanocolumna un tono de color naranja y amarillo.

Imagen1

“Cada vez que realizamos un ligero cambio en la geometría de la columna, cambia la forma en que absorbe la luz. La luz que no es absorbida es el color que ven nuestros ojos. Si la columna absorbe toda la luz azul, por ejemplo, la luz roja será la reflejada, por lo que la superficie aparecerá roja”, explica el profesor N. Asger Mortensen, de DTU Fotonik en la información suministrada por la universidad según Madrimasd

¿Será posible aplicar esta nueva tecnología de la impresión?

Con respecto a la aplicación de esta nueva tecnología de impresión láser, los investigadores de DTU creen que hay un margen considerable en su ejecución, la cual puede ser utilizada, según el sitio web, a mayor escala para personalizar productos tales como teléfonos móviles con una decoración única, nombres, entre otros.

“Será posible guardar datos invisibles a simple vista. Esto incluye números de serie o códigos de barras de productos y otra información. La tecnología también se puede utilizar para combatir el fraude y la falsificación, ya que los productos serán etiquetados de manera que sean muy difíciles de reproducir. Será más fácil determinar si el producto es original o una copia”, detalla el profesor Anders Kristensen, de DTU Nanotech, al respecto.

Por su parte, las empresas productoras de repuestos para los vehículos, tales como paneles de instrumentos y botones, tienen un gran interés en la tecnología, ya que con ella pudiesen simplificar su producción.

Además, las empresas argumentan que hoy en día existe gran cantidad de diferentes paneles de instrumentos deben adaptarse a los diferentes accesorios que tiene un coche -incluyendo el aire acondicionado, el USB, los encendedores, etc.

Se pudo conocer, de igual manera que esta tecnología ha sido patentada, y los investigadores se centrarán ahora en su desarrollo, de modo que pueda reemplazar a la impresora láser convencional que hasta ahora se encuentran en las oficinas y hogares.

Ahora sólo queda esperar a que este proyecto culmine su evolución y pueda brindar al mundo los beneficios que plantea que, al parecer, podrían ser muchos, sobre todo para el mundo de la industria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.