Los pequeños sensores que se encuentran en los wearables como en los fitness trackers y smartwatches solo se han convertido en terminales con más versatilidad, que van desde el control de tu ritmo cardíaco hasta el control de los mismos a través de gestos. Pero ya existe un nuevo diseño de sensor que podría permitir hacer a estos dispositivos mucho más flexibles en más de un sentido: la goma de mascar usada…

Así es, según la revista ACS Applied Materials & Interfaces, mediante la combinación de nanotubos de carbono con la goma de mascar usada, unos científicos han desarrollado un dispositivo de detección, un sensor flexible, que pueden recoger a los movimientos de las partes del cuerpo más flexibles, como de los dedos al doblarse, por ejemplo.

Además, estos sensores discretos y flexibles, que ya existen en el mercado, pueden trabajar en todo tipo de dispositivos portátiles llegando a ofrecer una gran cantidad de información sobre nuestros movimientos, hábitos de sueño y otros datos personales. Pero a pesar de su capacidad de adaptación, todavía están retenidos en parte por un elemento de rigidez, puesto que si se estiran, doblan o tuercen de manera incorrecta pueden dejar de funcionar.

En este sentido, la obtención de sensores que logren seguir trabajando incluso cuando se contorsiona en todo tipo de formas, puede ser señal de un gran avance en la tecnología portátil, algo que han venido buscando algunos investigadores recurriendo a materiales como el caucho blando y silicón, llegando a obtener buenos resultados como, por ejemplo, el teclado estirable.

Pero los científicos de la Universidad de Manitoba, según la Asociación Americana de Química, afirman haber desarrollado una solución que ofrece una mayor sensibilidad. Este grupo de investigadores explica haber realizado su experimento de la siguiente manera: Para empezar, uno de los miembros del equipo masticó un chicle normal al menos durante 30 minutos, luego de limpiarla con etanol se aplicó a la goma de mascar una solución que contiene nanotubos de carbono –que sirven como el componente de detección-, dejándola reposar entonces durante la noche.

Sensor flexible hecho de goma de mascar,

Este método innovador y único, al momento, según manifiestan los investigadores, se introduce para alinear CNT sin excitaciones externas o cualquier procedimiento complicado. A su vez, explican que, en este diseño, los nanotubos de carbono están alineados y uniformemente distribuidos sobre toda la goma masticada por múltiples estiramiento y técnica de plegado.

Asimismo, los investigadores dieron a conocer de que esta poco probable mezcla daba como resultado un sensor altamente sensible que retiene su funcionalidad en la flexión de los dedos, habiéndose realizado pruebas de igual manera girando la cabeza, incluso continuó funcionando cuando se esforzó el material un 530 por ciento.

Sensor flexible hecho de goma de mascar.

De igual manera, los científicos, según informa la publicación, curiosamente encontraron que el sensor fue capaz de rastrear la humedad en el aire, algo que el equipo dice que podría ser utilizado para monitorear la respiración, usando para ello el vapor de agua se libera en cada exhalación.

Es seguro que mientras existan estudiosos enfocados en la búsqueda de nuevas tendencias que faciliten el uso de la tecnología por parte de los consumidores, la avanzada tech seguirá ascendiendo trayendo con ella novedosos artículos que, sin duda, impulsarán la calidad de vida de todos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.