Tras un año de teletrabajo muchos trabajadores ya están pensando en cómo afrontar la vuelta a las oficinas, teniendo en cuenta la seguridad y ciertas exigencias en cuanto al estado y la higiene de los espacios de trabajo, entre los que se encuentran zonas comunes como los baños. Al respecto, Dyson ha dirigido un estudio con un laboratorio independiente sobre diferentes métodos de secado tras un lavado de manos rápido o en profundidad y ha examinado la aerosolización, porque como sabemos, mucho se ha hablado del papel de los aerosoles en el contagio del Coronavirus, y por tanto los secadores de manos convencionales han sido puestos en el punto de mira.

Así, dicho estudio demuestra que la tecnología AirbladeTM de Dyson es una solución segura e higiénica para los baños, sobre todo si la comparamos con las toallitas de papel; de modo que asegura a los empresarios y a los trabajadores que los secadores de manos Dyson AirbladeTM son esenciales en los baños, precisamente en estos tiempos en los que resulta preocupante volver a las oficinas. 

«Esta pandemia mundial es la crisis más grande de los tiempos modernos y ha cambiado totalmente nuestro modo de trabajar y nuestra concepción y actitud sobre la higiene», apunta Alex Knox, vicepresidente del área de Environmental Care de Dyson. «Nunca ha sido tan importante mantener los espacios compartidos limpios y todos queremos tocar las cosas lo menos posible. Hemos desarrollado un modo de secar las manos rápido, higiénico y sin contacto; y que, además, no supone elevados costes ni es perjudicial para el medioambiente como los son las toallitas de papel.  Nuestros secadores de manos Dyson AirbladeTM se caracterizan además por el contrario con un filtro HEPA que captura el 99.95 % de las partículas, entre las que se incluyen bacterias y virus, para secar las manos con el aire limpio del baño». 

Este nuevo estudio aprueba Dyson AirbladeTM como un modo seguro e higiénico de lavarse las manos. En este estudio independiente, tanto las manos enjuagadas con agua (y sin jabón) como las manos lavadas con jabón durante 20 segundos se secaban posteriormente utilizando un secador de manos Dyson AirbladeTM o toallitas de papel. El objetivo era determinar el efecto de los diferentes métodos de secado de las manos en cuanto a la concentración de aerosoles y bacterias en el aire. Los resultados del estudio han demostrado que los aerosoles se pueden generar en los lavabos por medio de diferentes acciones, como caminar o usar el grifo. También, ha revelado que, en general, secarse las manos con un secador Dyson AirbladeTM no presenta diferencias estadísticas respecto a otras acciones realizadas habitualmente en los baños, como caminar de un lado a otro o lavarse las manos. 

Igualmente, ha demostrado que el aumento en el número de aerosoles y bacterias tras el secado con cualquiera de los secadores de manos Dyson AirbladeTM es comparable a los números obtenidos cuando usamos toallitas de papel para secarnos las manos. De este modo, se disipa cualquier tipo de incertidumbre que provoca esta tecnología durante el proceso. Además, hay que destacar que la tecnología Airblade de Dyson es contactless, precisamente en un momento en el que la gente tiene más presente lo que supone tocar superficies como dispensadores, los manillares de las puertas o los botones.

La solución de Dyson

Se estima que pasamos un tercio de nuestra vida adulta en el trabajo y actualmente es fundamental que las soluciones para lavar y secar las manos sean accesibles en los puestos de trabajo para ayudar a controlar la propagación de gérmenes. Todos los secadores de manos Dyson AirbladeTM cuentan con un filtro HEPA, de modo que te secas las manos con aire limpio en vez de con aire contaminado, además de ofrecer un diseño contactless.

Con la tecnología del secador de manos Dyson Airblade 9kJ, diseñado con sensores de tiempo de vuelo que se activan en 0,25 segundos para proporcionar aire limpio, se superan los problemas que tienen los dispensadores de toallitas de papel y los secadores de manos de botón; además, su funcionamiento es hasta un 99 % más económico que los dispensadores de toallitas de papel, con hasta un 85 % menos de emisiones de CO2. Es evidente que se trata de una solución segura, higiénica y rentable para cualquier baño público y transmite tranquilidad a los trabajadores que vuelven a las oficinas, en un momento en el que la higiene es fundamental y proveer a las oficinas con tecnologías higiénicas y seguras está a la orden del día.

El dato: En un estudio mundial sobre la higiene realizado en Julio de 2020, Dyson examinó cómo el comportamiento frente al uso de los baños y en cuanto a la higiene de las manos en general, ha cambiado desde que la COVID-19 comenzó. El estudio reveló que los lavabos mantenidos en condiciones inadecuadas generan preocupación entre los usuarios, de los cuales el 40 % desconfían cuando tienen que apretar el botón de los secadores de manos para poder usarlos. El 58 % de los encuestados seleccionaron secadores de manos con activación sin contacto como la opción que más les tranquilizaría y un 47 % adicional afirmó que los secadores de manos con filtro, los cuales limpian el aire, les harían sentir más tranquilos cuando se secan las manos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.