Samsung anunció que ha comenzado la producción masiva de las primeras unidades de SSD NVMe PCIe con un formato M.2, para su uso en PCs y estaciones de trabajo. Samsung es también el primer fabricante de la industria que ha comenzado ya la distribución a los OEMS de los SSD NVMe para el mercado del PC.

El nuevo SM951-NV Me destaca por tener niveles de rendimiento más avanzados, un consumo energético excepcionalmente bajo en modo reposo y un tamaño más compacto en comparación con cualquier otro SSD NVMe.

“Nuestro nuevo SSD NVMe permitirá que los portátiles ultra finos funcionen con mayor rapidez y el uso de la batería se alargue, al mismo tiempo que se acelera la adopción de los NVMe SSDs dentro del mercado de consumo”, dijo Jeeho Baek, vicepresidente de marketing de Memoria en Samsung Electronics.

“Samsung continúa yendo un paso por delante en la industria con el lanzamiento de una nueva generación de SSDs que contribuye a mejorar la experiencia del usuario, a través de la rápida popularización de los discos SSD ultra rápidos, compactos y de alta eficiencia energética”.

Desde principios de enero, Samsung ofrece un PCI 3.0 basado en AHCI para su SM951 SSD. Ahora, ha añadido la versión NVMe para construir un portfolio SSD aún más potente. Este paso sigue al anterior lanzamiento pionero en la industria, en 2013, de los NVMe SSDs de 2,5” para el mercado de servidores.

El nuevo SSD SM951 basado en NVMe logra un rendimiento secuencial en la lectura y escritura de datos de hasta 2.260 megabytes por segundo (MB/s) y 1.600 MB/s, respectivamente, al mismo tiempo que utiliza la avanzada tecnología de controladora de Samsung. Estos niveles de rendimiento son los más avanzados de la industria, con velocidades tres y cuatro veces más rápidas que las que ofrece un SSD M.2 típico basado en SATA, que normalmente mueve los datos a 540 MB/s (lectura) y 500 MB/s (escritura).

La unidad alcanza esta alta velocidad al utilizar cuatro carriles (PCIe Gen 3.0 x 4) de flujo de datos simultáneo a 8 gigabits por segundo (Gbps). Esto permite una tasa de transferencia de datos de 32 Gbps y un movimiento máximo de 4 GB/s, dando a la nueva unidad una enorme ventaja sobre los SSDs M.2 basados en SATA, que únicamente pueden transferir datos hasta 600 MB/s.

Al cumplir con todos los requisitos del formato M.2, el grosor del disco no supera los 4 milímetros (máximo 3,73 milímetros, cuando está equipado con chips a ambos lados del cuadro). Además, la unidad pesa menos de 7 gramos, lo que supone solo una décima parte del peso de una unidad SSD de 2,5”. Las capacidades son de 512 GB, 256 GB y 128 GB.

Asimismo, el SM951-NVMe ha adoptado el modo de reposo (standby) de bajo consumo L1.2, que permite que todos los circuitos de alta velocidad se apaguen cuando el PC está en modo de suspensión o hibernación.

En el futuro, Samsung prevé incorporar su nueva generación de tecnología 3D V-NAND a su línea de NVMe SSD, lo que permitirá alcanzar unas densidades y rendimiento aún mayores. Samsung mantendrá también un rápido lanzamiento al mercado de SSDs avanzados para cubrir la creciente demanda de los clientes, dado que la compañía continúa liderando el mercado SSD premium e innova continuamente para expandir el segmento SSD mayoritario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.