Hace más de 30 años, “Terminator” se convirtió en una película de culto entre los fanáticos del género de ciencia ficción:  Un robot con piel humana parecía, en ese tiempo, una idea sacada de la imaginación de sus creadores. Ahora, esa idea llega a la medicina: Los robots podrían ser los candidatos más aptos al trasplante de tejidos musculares e injertos de piel.

Pierre-Alexis Mouthuy y Andrew Carr, investigadores bioquímicos de la Universidad de Oxford, cuentan que en un futuro esto es posible. Y lo justifican explicando que en la actualidad, el cultivo de células humanas se realiza en situaciones estacionarias, no permiten que los tendones y los músculos crezcan y se desarrollen a medida que se mueven los esqueletos.

A su juicio, los robots ayudarían a crear tejidos más fuertes y saludables, imitando el movimiento de los hombres, con una estructura, dimensiones y mecánicas similares a las que tiene un cuerpo humano.

Los investigadores aseguran que existe la tecnología capaz de crear a estos robots que contribuirían con los avances de la medicina, una ciencia que pareciera tomar algunas referencias de la ciencia ficción para convertirlas en realidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.