En GizTab hemos hablado muchas veces de la robótica como un paso a la evolución de la tecnología, se ha revisado hasta que punto son una ayuda para el trabajo humano, o por el contrario los peligros de los robots. Esta vez sin embargo, hablaremos un poco de la participación de los robots que cocinan en los distintos espacios de la sociedad de consumo.

Cada día se ve la participación más activa de robots en grandes fábricas de alimentos o robots que cocinan en restaurantes (japoneses hasta ahora) incluso algunos ya están en capacidad de ayudar en algunas tareas culinarias del hogar.

El ramen robótico

Ramen preparado por robots
Robots preparan ramen en Shangai.

En Shangai existe un restaurante ramen  muy popular llamadoToyako Robot Ramen. Sus chefs son Koya y Kona, los dos robots que cocinan un tazón de ramen en 90 segundos. Los responsables de Toyako han invertido 154.000 dólares en estos dos robots que cocinan, aunque la gran atracción que generan y el interés por esta experiencia les permite, de momento, cobrar la ración de ramen a casi el doble del precio estándar, unos 6 ó 7 euros.

 

 

 

 

Otro ejemplo,  enfocado a la optimización de procesos y abaratado de costes es la máquina de hamburguesas de la fábrica Momentum Machines,  es capaz de preparar hasta 400 hamburguesas con queso y vegetales en una hora con estos robots que cocinan.  Las instalaciones robóticas de esta compañía no se ocupan de  hamburguesas unicamente, sino que también tienen capacidad de cocinar ensaladas, sandwiches y otro tipo de preparaciones con varios ingredientes.

La meta de este modelo de negocio, cambiar radicalmente la industria fast-food. Ya existen otros ejemplos de restaurantes en los que la automatización busca reducir costes y generar experiencias de consumo alternativas, como Eatsa. Aunque en este caso se centra más en la fase de comanda y entrega, mientras que la preparación sigue estando en manos humanas.

 


 

Impresión 3D y gastronomía: Ya es posible comer alimentos impresos


 

También en casa

Quizá más de uno quisiera llevarse a los robots que cocinan, Kona o Koya a su casa, algo que podría materializarse si tienen un poco de paciencia, ya que en poco tiempo se podrá instalar toda una cocina robotizada capaz de cocinar como un auténtico chef.

robots que cocinan
Los robots que cocinan ya están siendo empleados en el mundo.

Cada vez más cerca, porque la compañía Moley Robotics ha desarrollado este proyecto que  estaría compuesto por una cocina de avanzado diseño que incluye dos brazos robóticos que copian todas las funciones de las manos humanas, con la misma velocidad, sensibilidad y movimiento.

Para ello, se han basado en las habilidades de Tim Anderson, ganador de la edición británica de Master Chef, el reality show de cocineros profesionales. Todos sus movimientos fueron grabados en el sistema para ser reproducidos fielmente por las manos robóticas.

La versión doméstica de estos robots que cocinan estarán en el mercado posiblemente  en 2017 y nos permitirá incluso, cocinar en remoto desde el móvil, ya que vayas en el coche puedes decirle a la cocina que deseas para cenar y cuando abras la puerta de tu piso, seguramente el aroma de tu comida recién hecha saldrá por la puerta de la cocina.

 

 

Algunos quizá no lo ven con tanto optimismo, por una parte porque se perdería la escencia de la cocina como arte, para pasar a ser un proceso mecánico de A + B, por otro lado muchos trabajadores manifiestan ya que estos robots que cocinan podrían poner en peligro sus puestos de trabajo, algo que en definitiva afectaría la situación laboral en el mundo, ya que los propietarios de los establecimientos podrían estar consiguiendo mayor efectividad en los robots que cocinan.

En el futuro sería posible ver a un chef robótico preparando tal vez un buen cochinillo, o quizás un tradicional cocido… todo valdría si los desarrolladores hacen su mayor esfuerzo por igualar la mano humana con la de estos robots que cocinan.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.