En 2019 estamos viviendo un verdadero auge de los asistentes virtuales, y ya son cada vez más los hogares que cuentan con un Apple Homepod, un Google Home o un Amazon Echo. Se trata de dispositivos muy útiles y realmente divertidos que debemos conocer bien y saber configurar para minimizar cualquier riesgo en materia de privacidad. Toma papel y lápiz y anota los consejos que te vamos a dar.

¿Qué riesgos presentan los asistentes virtuales?

Como ocurre con cualquier dispositivo que tenga acceso a internet, el principal riesgo de los asistentes virtuales es la posibilidad de que sean víctimas de un ciberataque o de que filtren nuestros datos personales por accidente o negligencia de las compañías que los gestionan.

Una filtración de este tipo puede tener consecuencias graves porque un asistente virtual puede manejar datos de gran importancia como contraseñas, direcciones, números de teléfono o incluso nuestras tarjetas de débito y crédito, con lo que es fundamental tomar las precauciones necesarias para mantener nuestros datos a salvo.

¿Los asistentes virtuales escuchan y graban nuestras conversaciones privadas?

No exactamente. Los asistentes virtuales están siempre conectados y perciben los sonidos de su entorno, pero no graban tus conversaciones privadas ni tienen interés en ellas. Simplemente mantienen sus micrófonos activados para permanecer a la espera de tus comandos de voz y poder responderte cuando lo necesites. Ahora bien, cuando le das un comando de voz a tu asistente virtual, este comando sí que queda grabado y pasa a formar parte de una base de datos anónima gestionada por Apple, Amazon o Google para mejorar su servicio y su algoritmo de reconocimiento de voz.

¿Qué medidas puedo tomar para usar mi asistente virtual con seguridad?

Los principales pasos que debes tomar para poder utilizar tu asistente virtual con seguridad son tres y es muy importante que los tengas siempre en cuenta desde el momento mismo de su instalación. También es recomendable que los repases con tu familia y, muy especialmente, que eduques a tus hijos en el uso prudente tanto de los asistentes virtuales como de cualquier otro dispositivo con el que tengas acceso a internet desde casa, por ejemplo el PC, las tablets, la Smart TV y, por supuesto, los teléfonos móviles, en especial los de los niños.

No facilites datos críticos al asistente virtual

En primer lugar, no facilites datos críticos jamás a tu asistente virtual. La mejor forma de protegerte frente a una posible filtración es la prevención, y ningún asistente virtual podrá filtrar datos de los que no dispone. Si quieres utilizar tu asistente para realizar compras, asegúrate de vincularlo con una tarjeta de crédito virtual que no esté asociada de forma directa a tu cuenta bancaria. De esta forma, incluso si los datos de esta tarjeta quedan expuestos, nadie podrá utilizarla para apropiarse de tus ahorros. Otra buena idea es crear una cuenta específica para el asistente en las tiendas de Apple, Google o Amazon, de manera que tu cuenta habitual resulte inaccesible y quede siempre protegida.

Conecta a tu asistente virtual a través de una VPN

Para impedir que se filtren los datos que tu asistente virtual envía y recibe cada vez que le das un comando, asegúrate de conectarlo a través de una VPN. Puedes utilizar una VPN con Android, PC, iPhone y, por supuesto, cualquier asistente virtual, de manera que todos tus dispositivos cuenten con una conexión encriptada de primer nivel. Esto hará que tu información privada quede fuera del alcance de terceras personas, incluso si son capaces de acceder a tu red Wi-Fi, porque los datos que entren y salgan de cada dispositivo contarán con una encriptación sofisticada descifrable únicamente por cada uno de ellos y por la VPN que tengas contratada.

No asocies la seguridad de tu casa a los comandos por voz

Por último, evita siempre vincular la seguridad de tu hogar a los comandos por voz de un asistente virtual. Si asocias la apertura y cierre de las puertas de tu casa a tu asistente, un asaltante podría gritar el comando de abrir puertas desde el exterior y acceder a tu hogar sin ningún impedimento. Lo mismo ocurre con las cámaras de seguridad y con el flujo eléctrico global de tu propiedad. Todos estos aspectos son esenciales para tu seguridad y deben ser controlados únicamente desde un terminal protegido por contraseña y fuera del alcance de posibles intrusos, de forma que tú seas la única persona capaz de acceder al sistema y mantener siempre el control de todo cuanto ocurre en tu domicilio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.