¿Qué hacer si somos víctimas del ransomware? De 2019 a 2020, el número de usuarios de Kaspersky que se encontraron con ransomware dirigido -malware utilizado para extorsionar a objetivos de alto perfil, como corporaciones, organismos gubernamentales y organizaciones municipales- aumentó un 767%. Este incremento se produjo junto con un descenso del 29% en el número total de usuarios afectados por cualquier tipo de ransomware, siendo WannaCry la familia más frecuente. Estas son algunas de las conclusiones más importantes del reciente informe de Kaspersky sobre el panorama del ransomware entre 2019 y 2020. Aquí algunas claves para proteger tu empresa de este ciberamenaza.

La amenaza del ransomware -cuando los atacantes encriptan información privada y piden un rescate por ella- se convirtió en noticia principal en la década de 2010 tras la aparición de dos ataques a gran escala, como WannaCry y Cryptolocker. Decenas de miles de usuarios se vieron afectados, a los que a menudo se les pedían cantidades relativamente pequeñas para recuperar sus archivos. Con los años, estas campañas han ido disminuyendo. De hecho, de 2019 a 2020, el número total de usuarios que se encontraron con ransomware en todas las plataformas disminuyó de 1.537.465 a 1.091.454, un descenso del 29%. Sin embargo, junto a este descenso, se ha producido un aumento del ransomware dirigido.

Los ataques de ransomware dirigidos -los que se realizan contra una víctima elegida con el objetivo de extorsionar- suelen realizarse a objetivos de alto perfil, como empresas, organismos públicos estatales y municipales, y organizaciones sanitarias. Estos ataques son mucho más sofisticados (compromiso de red, reconocimiento y persistencia, o movimiento lateral) e implican un pago mucho mayor.

Cómo protegernos de ransomware

A pesar del aumento del ransomware dirigido, la familia de ransomware con la que encuentran con mayor frecuencia los usuarios sigue siendo WannaCry, el troyano ransomware que apareció por primera vez en 2017 y provocó daños de al menos 4.000 millones de dólares en 150 países. El 22% de los usuarios que se encontraron con ransomware en 2019 fue con WannaCry; esta cifra se redujo al 16% en 2020.

Para proteger su empresa del ransomware, independientemente de que sea una PYME o una multinacional, los expertos de Kaspersky recomiendan:

  1. Mantenga siempre actualizado el software en todos los dispositivos que utilice para evitar que el ransomware aproveche las vulnerabilidades.
  2. Centre su estrategia de defensa en detectar los movimientos laterales y la exfiltración de datos a Internet. Preste especial atención al tráfico saliente para detectar conexiones de ciberdelincuentes. 
  3. Haga copias de seguridad de los datos con regularidad. Asegúrese de poder acceder rápidamente a ellos en caso de emergencia cuando sea necesario.
  4. Realice una auditoría de ciberseguridad de sus redes y remedie cualquier debilidad descubierta en el perímetro o dentro de la red.
  5. Explique a todos los empleados que el ransomware puede atacarles fácilmente a través de un correo electrónico de phishing, un sitio web sospechoso o un software crackeado descargado de fuentes no oficiales. Asegúrese de que el personal permanezca atento en todo momento y compruebe sus conocimientos con evaluaciones.

Además, desde la compañia recuerdan que junto con la protección adecuada de los endpoints, los servicios dedicados pueden ayudar contra los ataques de ransomware de alto perfil. Kaspersky Managed Detection and Response busca proactivamente los ataques y ayuda a prevenirlos en las primeras etapas, antes de que los atacantes alcancen sus objetivos finales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.