A todos nos ha pasado que enviamos correos electrónicos y se van a un universo paralelo, pero no llegan a quién se los hemos enviado y en esos momentos nos preguntamos ¿Por qué no llegan mis emails a su destino? Este es uno de los principales inconvenientes que enfrentan también las agencias al momento de iniciar una campaña por email ya que muchos de los correos no llegan a entregarse, son eliminados sin ser leídos o se clasifican como SPAM de forma automática.

De acuerdo con Cheetah Digital, este tipo de inconvenientes afectan la reputación como emisores, que está definida por los Proveedores de Servicio de Internet con base en una serie de filtros y criterios.


Te puede interesar:
WhatsApp como herramienta de atención al cliente


Razones de por qué no llegan mis emails a su destino

Existen diferentes razones del por qué no llegan mis emails a su destino como por ejemplo rebotes temporales, que son producto de inconvenientes en el servidor, inconvenientes con la calidad de datos o simplemente la dirección de correo utilizada es incorrecta, algo que sucede muy a menudo.

Otra de las razones del por qué no llegan mis emails a su destino, es cuando son marcados como SPAM. Esto es producto de que esa cuenta puede haber sido denunciada como tal por varios receptores, o por que los Proveedores de Servicio de Internet la han catalogado como cuenta potencialmente peligrosa haciendo uso de cuentas trampas para detectar campañas de emailing.

Los receptores pueden marcar como SPAM una cuenta por una razón principal y de peso: les enviamos demasiados correos o porque no segmentamos lo suficiente como para enviarle información que no es de su interés.

Por último, otra de las razones del por qué no llegan mis emails a su destino es porque la IP del dispositivo emisor pudo haber sido incluida en una lista negra, que en muchos casos son consecuencia de malas prácticas de emailing, por lo que se clasifica como emisores no fiables, mucho de lo enviado desde esas direcciones no será entregado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.