A medida que van siendo presentadas, las innovaciones en el campo de las prótesis no dejan de sorprender a la sociedad. Y es que además de ejemplares significantemente asequibles y/o interesantemente dotados, hay otros que incluso han devuelto la visión a personas que tenían años ciegas, entre muchísimos más ejemplos.

En fin, los diestros en tecnología no cesan su marcha en continuar nutriendo este campo. Como el caso de investigadores de la Universidad de Stanford, quienes han desarrollado una “piel artificial” para prótesis, capaz de hacer posible el sentido del tacto como si se tratara de la extremidad biológica.

Portavoces de la casa de estudios californiana, han explicado que el equipo de científicos ha creado un material similar a la piel que puede descifrar la diferencia entre un toque suave y un firme apretón de manos; todo esto, tras generar una señal eléctrica y cuya información sensorial va directamente al cerebro del usuario.

Ahondando en esta propuesta, se trata de un tejido electrónico flexible con sensores incrustados y enfocado a cubrir una prótesis para replicar algunas de las funciones sensoriales de la piel.

El dispositivo en el "dedo de oro" es el sensor de la piel como la desarrollada por los ingenieros de Stanford. (Fuente: news.stanford.edu)
El dispositivo en el “dedo de oro” es el sensor de la piel como la desarrollada por los ingenieros de Stanford. (Fuente: news.stanford.edu)

En lo que respecta a otras particularidades de esta piel, vale mencionar que su circuito ha sido fabricado a partir de materiales ecológicos y flexibles. Además, para los sensores dotados con microestructuras piramidales, se han utilizado nanotubos de carbón. Y sumado a esto, los de Stanford han logrado desarrollar nuevas proteínas optogenéticas capaces de respaldar intervalos de estimulación más largos a la luz.

Hay seis tipos de mecanismos de detección biológica en la mano del hombre, y el experimento descrito reporta éxito en tan solo uno de ellos.

En cuando a disponibilidad, aún no hay fecha en agenda. Se ha sabido que los precursores de esta innovación se encuentran en proceso de desarrollo de diferentes sensores para replicar (por ejemplo, la capacidad de distinguir pana frente seda o un vaso de agua fría en una taza de café caliente).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.