El billete de avión, además de la suma alegría que aporta el tenerlo en manos, también podría ser un arma de doble en cuanto a seguridad se refiere. Y muestra de ello, es un nuevo alerta que han lanzado los expertos de Panda Security.

“Esos pedazos de cartulina -los billetes de avión– con bordes redondeados que enseñamos en el mostrador de facturación y en la puerta de embarque, pueden suponer un riesgo inesperado para la privacidad”, han ilustrado los de Bilbao, añadiendo que tras unas placenteras vacaciones o viaje de negocios, el usuario suele desprenderse de las tarjetas de embarque sin tomar precauciones.

Por lo general, las tiramos -tarjetas de embarque- en la papelera más cercana sin ser conscientes de la cantidad de datos personales que podrían caer en malas manos por su culpa (…) Aún más peligroso es sacar una foto de la tarjeta de embarque y publicarla en Facebook o Twitter, una práctica cada vez más común entre los que acuden a las redes sociales para compartir sus andanzas en vacaciones.

Los de Panda, han citado a su homólogo Brian Krebs, quien en su blog ha dejado de manifiesto que “los códigos de barras impresos en tarjetas de embarque pueden permitir que un tercero descubra información sobre ti, tus planes de viaje para el futuro y tu cuenta de viajero frecuente”.

Ahora bien, pese que los diestros de la líder vasca advierten que la premisa de Krebs no del todo universal, sí hay casos en los que muchos datos sensibles pasarían a merced de desconocidos.

“No siempre es así. A menudo, el código de barras revela la misma información que el propio billete: nombre, apellidos, aeropuertos de salida y llegada, fecha, número de vuelo, asiento (nada que no se pueda averiguar teniendo acceso físico a la propia cartulina); sin embargo, en algunos casos, el código se convierte en una verdadera mina de información personal o incluso un arma para atacar tu cuenta de usuario en la web de la aerolínea”, han destacado.

Los datos que contiene el código de barras se pueden extraer a través de herramientas de acceso totalmente libre y gratuito, e interpretar utilizando guías que explican paso a paso el significado de cada elemento.

Por otra parte, los de la fundada por Mikel Urizarbarrena han reseñado que el auténtico peligro está en los billetes que revelan el número de viajero frecuente, que se puede utilizar como método alternativo para acceder a la cuenta de usuario en la web de la aerolínea. Saber el nombre y los apellidos de un pasajero junto con su número de viajero frecuente “es el primer paso para obtener su contraseña”, según Krebs.

Una vez dentro, entre otras cosas, se pueden consultar datos personales sensibles (como el teléfono móvil del pasajero o sus compañeros de viaje) y, lo que es más preocupante, cambiar o incluso cancelar sus próximos vuelos (…) El intruso podría hasta robar la cuenta si lograra modificar los datos de acceso, y para ello solo tendría que descubrir la respuesta a una pregunta de seguridad (algo que, como ya hemos advertido anteriormente, resulta más sencillo de lo que parece).

Mejor prevenir
…que pasar un disgusto

Ante este flagelo, los de expertos de Panda Security aconsejan destruir las tarjetas de embarque antes de tirarlas a la papelera o renunciar totalmente al papel optando por aplicaciones que ofrecen las aerolíneas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.