Tras lo vivido en la pandemia producida por el Covid-19, hemos prestado más atención a síntomas como el de la falta de respiración, también llamado hipoxia o falta de aire silenciosa. El oxímetro es el aparato que nos puede ayudar a detectar este síntoma con una mayor fiabilidad. La dificultad para respirar en uno de los principales síntomas de la infección por el coronavirus, por eso en los últimos meses se han disparado sus ventas. A continuación, veremos en qué consiste este aparato, si es fiable, cuáles son las recomendaciones de los profesionales y para qué nos puede servir tener uno en casa.

En esta crisis sanitaria, social y económica que estamos viviendo hay artículos que resultan imprescindibles, tales como las mascarillas y los geles hidroalcohólicos.

Aunque hay aparatos como el oxímetro de dedo, que también resulta muy útil tener en casa, ya que no siempre somos capaces de percibir la disnea o falta de aire en nuestro organismo.

El dato: Los profesionales de la salud ven a menudo mucha gente en urgencias que piensan que tienen falta de oxígeno, cuando realmente no es así. A día de hoy puede ser tan útil como un termómetro. Aquí te ayudamos a elegir el mejor oxímetro.

¿Qué es un oxímetro?

El oxímetro no es para nada un aparato nuevo que ha salido al mercado durante la pandemia, se trata de algo ya conocido por todos los profesionales sanitarios desde hace tiempo. Fue desarrollado en la II Guerra Mundial, con el objetivo de ayudar a los pilotos para que subiesen a una mayor altura, controlando que no hubiese peligro para su salud. Gracias a su uso podían calcular la altura máxima a la que se podían someter sin oxígeno.

Años atrás, este aparato es utilizado por los sanitarios para medir los niveles de saturación de oxígeno en sangre. Esta es una forma indirecta de saber el oxígeno real que hay en sangre. Una medida aceptable, y que está dentro de lo normal, sería entre 100% y el 94%. Un valor de 90% o inferior puede estar indicando hipoxemia.

En el mercado existen muchos oxímetros o pulsoxímetros, aunque el mecanismo de acción es el mismo en todos ellos. Esta función la podemos encontrar incluso en algunos relojes inteligentes. Antiguamente eran aparatos que solo estaban disponibles para los médicos, eran grandes y caros. En la actualidad han evolucionado mucho, todo el mundo puede tener uno en casa, ya que son pequeños y tienen un precio asequible.

La saturación del oxígeno se mide a través de una luz polarizada. Usar este aparato no es nada complicado y cualquier persona puede hacerlo en casa. Solo hay que poner el oxímetro en el dedo (ya que junto a la oreja es donde hay una mayor microcirculación), Inmediatamente el aparato mide los glóbulos rojos que circulan por nuestro organismo, a la vez que calcula la hemoglobina. De manera que hace una interpretación de nuestra saturación de oxígeno en sangre.

Oxímetro de dedo: ¿Cómo se usa?

Tener un oxímetro puede ser tan útil como tener un termómetro

Aunque en la práctica clínica es un aparato bastante útil y sencillo de manejar, ya que no es nada invasivo, también tiene sus limitaciones que pueden llevarnos a error. Es importante tener en cuenta a la hora de hacer la medición, que llevar las uñas pintadas puede dar un resultado inexacto.

También influye el hecho de que tengamos una condición física con algún problema de circulación. Estos factores pueden dar niveles falsos.

Otra condición que influye en la saturación de oxígeno es tener fiebre, produciendo valores inferiores al haber un aumento de la velocidad del flujo en el organismo. Otro factor a tener en cuenta son las personas que recurrentemente suelen tener niveles bajos de saturación. El oxímetro en estos casos puede perder eficacia.

Debemos tener en cuenta que la fiabilidad del oxímetro se puede ver afectada por diversas causas. No hay que tomarlo en todo momento como algo preciso y exacto, más bien como una orientación. Ante cualquier duda siempre lo recomendable es acudir al médico para que realice las pruebas correspondientes.

¿Es recomendable tener en casa un oxímetro?

Los profesionales de la salud consideran que es útil, sobre todo en la situación que vivimos actualmente con la pandemia. Llevar el control sobre la saturación de oxígeno nos puede alertar de cuando algo no funciona bien.

Sin embargo, consideran que una persona sana no tiene que estar haciéndose estas mediciones. Es sobre todo recomendable y útil para personas que tienen problemas crónicos y quienes tienen patologías previas respiratorias, ya que les puede ayudar a detectar cualquier alarma antes de que haya complicaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.