La compañía tecnológica española Orizon, que dispone de una tecnología propia para detectar errores en las infraestructuras tecnológicas de grandes empresas, denominada BOA, y en cuyo desarrollo ya ha invertido 2,5 millones de euros, ha cerrado su ejercicio de 2020 con un crecimiento de su facturación del 51% respecto al anterior, cumpliendo así el objetivo del primer año de su plan de negocio cuatrienal, puesto en marcha en 2019 y a pesar de la incertidumbre que plantea las condiciones de mercado impuestas por la pandemia del coronavirus.

Orizon ofrece soluciones de rendimiento tecnológico que aportan valor a compañías del IBEX35 y grandes empresas líderes de sus sectores, identificando y resolviendo problemas del software para asegurar niveles máximos de disponibilidad, rendimiento y eficiencia. El impacto del ahorro económico y el aumento de la velocidad de las aplicaciones es relevante para las entidades con las que Orizon trabaja, convirtiéndose en aliado clave del cuadro directivo. Pionera en la utilización de Inteligencia artificial aplicada a la mejora del negocio en entornos de producción informática (AIOps), Orizon permite monitorizar, detectar y resolver ineficiencias en el 100% de los elementos tecnológicos.

La compañía, que facturó 1,7 millones de euros en 2020, prevé mantener su estrategia de crecimiento en los próximos tres años y alcanzar facturaciones de 3,1 millones de euros durante este ejercicio, 7 millones de euros en 2022 y por encima de los 10 millones en 2023. Por lo que se refiere a las ventas, Orizon también mantiene sus previsiones para el próximo trienio. Así, las de 2020 crecieron un 72%, hasta situarse en 2,3 millones de euros y las previstas para 2021 se sitúan en 4,1 millones de euros.

De cara a 2022 y 2023, la compañía prevé que sean de 9,3 y 18 millones de euros, respectivamente. Por lo que se refiere al EBITDA, durante 2020 ha crecido 16 puntos porcentuales respecto a los ingresos, situándose en el 25%, frente al 9% de 2019. La compañía prevé que en 2021 sea del 28%.

El plan de crecimiento de Orizon está basado en la evolución de su tecnología, denominada BOA, desarrollada íntegramente por la compañía y que es actualmente la única del mercado capaz de monitorizar permanentemente el funcionamiento de la tecnología de las grandes corporaciones para detectar y eliminar problemas, lo que permite mejorar el rendimiento, incrementar los tiempos de respuesta de los sistemas un 25% y conseguir unos ahorros de costes totales de las infraestructuras tecnológica de hasta un 40%.

Crecimiento de los recursos humanos

Por lo que se refiere a los recursos humanos, la compañía ha más que doblado el número de profesionales integrados en ella, pasando de los 16 con los que arrancó el 2019 hasta los 35 actuales. La empresa, a pesar de la dificultad que representa la incorporación de personal en el entorno de las tecnologías de la información por la escasez de profesionales cualificados, prevé seguir creando puestos de trabajo y disponer de un equipo de entorno a 100 profesionales en 2022. 

Según Ángel Pineda, CEO de Orizon, “la crisis sanitaria que padecemos desde el primer trimestre de 2020 ha convertido a la tecnología en el eje de muchas organizaciones para sobrevivir, pero también para responder a las nuevas demandas de sus clientes y este ha sido el caso del sector financiero que tiene ante sí el escollo de su digitalización. El factor tiempo para acometer este proceso –añade Pineda–, es un elemento angustioso porque ya no lo hay para ver si las cosas funcionan o no. Hay que acertar, afinar y asegurar que todo el entramado tecnológico cumple su función tal y como se espera y es precisamente esta necesidad la que provoca que nuestra tecnología resulte imprescindible porque, además de robusta, es muy sencilla de poner en marcha y da resultados desde el primer momento”.

Orizon ofrece al mercado su propia tecnología BOA y una metodología también desarrollada internamente. La compañía enfoca su actividad hacia grandes organizaciones con unas inversiones mínimas en tecnologías de la información de entre 300 y 400 millones de euros al año. Además de garantizar el buen funcionamiento de las infraestructuras y aplicaciones tecnológicas, ofrece visibilidad, información y soluciones aplicables ante problemas, además de mejoras del rendimiento y acciones a desarrollar para optimizar su impacto en el negocio.

Actualmente, la tecnología de Orizon ya está siendo utilizada por grandes instituciones financieras de nuestro país. De hecho, Orizon gestiona actualmente más de 500 millones de procesos de negocio en el sector bancario y asegurador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.