Es un dilema común, te encanta comer pero odias lavar los trastes. Pasa que no puedes comprar montones de platos desechables porque eres un adulto y no puedes dejar acumular todo en el lavaplatos porque no es socialmente aceptable. Entonces, ¿cuál es la solución? Los científicos del MIT piensan que la respuesta puede estar en los robots.

Sí, para darle respuesta a este dilema que agobia a muchos, un grupo de científicos de la renombrada institución está buscando la manera de poder enseñarle a los robots a limpiar el desastre de la cocina. El MIT, cuyo trabajo robótico ha resultado bastante innovador, tiene un ambicioso plan para el futuro, uno que tiene que ver con hacer que los cyborgs sean capaces de hacer todas las tareas domésticas que actualmente nos quitan tiempo y energía.

Sin embargo, enseñar a un robot a lavar trastes no es una tarea fácil. Existen muchos aspectos involucrados en el proceso a los que hay que atender para que todo funcione correctamente. Es necesario averiguar qué sucede cuando se colocan unos objetos sobre otros, cuando se enjuagan y cuando se colocan en el lavavajillas. Todas estas pequeñas pero molestas tareas deben ser enseñadas a los robots de forma manual, para lo cual hay que darles algún tipo de intuición humana.

El grupo de científicos del MIT está tratando de averiguar la forma de crear un sistema que pueda predecir la manera en la que se moverán los objetos, tal como lo hacemos nosotros. Después de todo, la capacidad de determinar cuántas tazas podemos apilar sin que se rompan, es la clave para poder hacer las tareas simples como lavar los platos sucios.

“Estos no serán robots de fabricación que tendrán un trabajo específico que repetirán una y otra vez. Estos son robots que deberán lidiar con la incertidumbre. Si un robot coloca platos en un lavavajillas, debe comprender la sutileza de cómo deben apilarse. Debe saber que si van a caerse, debe hacer algo. Debe ser capaz de entender profundamente su entorno físico”, dijo Ilker Yildirim, el investigador que lidera el proyecto.

Todo esto significaría otro paso que busca darle a los robots una inteligencia artificial avanzada, compuesta tanto por un hardware como por un software que tendría como objetivo replicar de alguna manera las neuronas del cerebro humano. Y si bien es cierto que aún no hemos llegado a este punto, gracias al trabajo de los científicos del MIT estamos cada vez más cerca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.