Si te paras a pensar, ¿cuántas veces, en los últimos 3 meses, has dado tu DNI? Apostamos que más de 5 veces. Pues imagina que quién recibe ese dato, también obtiene, de una forma u otra, tu número de cuenta bancaria. ¿Qué pasa ahora? ¿Pueden robar tu dinero? ¿Cómo de peligroso es que alguna persona cuente con ambos datos? Vamos a decirte que podrían llegar a hacer las personas que tengan en su poder tu número de cuenta y tu DNI.

Por ley, cuando das ciertos datos e información sensible y privada como una fotocopia de tu DNI, datos bancarios, dirección postal, nombre completo, número de teléfono, debe estar amparada por la ley de protección de datos. Es decir, que no cualquiera puede acceder a dicha información ni tampoco debe ser vendida ni usaba para beneficio de terceros como publicidad personalizada, a menos que se te informen debidamente y tú des tu consentimiento explicito. Por eso es TAN importante leerle la letra pequeña.

Lo normal es que pasado cierto periodo de tiempo, o cuando esos formularios con esos datos ya no son útiles, se destruyan adecuadamente usando maquinaria apropiada como una destructora de papel.

Durante la pandemia, hubo mucho lío con este tema, ya que los trabajadores convirtieron su sótano, salón, cocina, habitación de invitados, etc. en oficinas provisionales llevándose con ellos ingentes cantidades de información sensible. Todo esto estaba fuera de la ley de protección de datos, de ahí el jaleo que se montó.

Por eso queríamos responder a la pregunta, ¿qué pueden hacer si tienen en su poner mi número de cuenta y mi DNI? Vamos a averiguarlo.

Domiciliaciones bancarias

Si esa tercera persona tiene tu número de cuenta y, además, conoce tu DNI, lo máximo que podría hacer sería realizar domiciliaciones. Pero este proceso está bastante protegido, ya que, en la actualidad, y desde hace ya bastante tiempo, se pide una foto de las dos caras del DNI. Es decir que si el ciberdelincuente no tiene tu DNI en físico no podría usar esa información para nada.

El peligro real de esta potencial estafa online llega al combinar diferentes datos, por ejemplo, tu cuenta bancaria, tu DNI y tu número de teléfono. Los créditos rápidos han proliferado en los últimos años y las estafas llueven.

Miles de afectados en toda España, ya que, en algunas compañías de créditos rápidos, solo se pide un número de cuenta, un DNI y un número de teléfono. Es por esto que en la actualidad se piden selfies para confirmar la identidad, entrar a la app bancaria o te llaman para terminar el proceso y asegurarse que eres quien dices ser.

Si esa tercera persona conoce tu número de tarjeta de crédito, así como otros datos como la fecha de caducidad y el CVC, entonces sí podría realizar pagos online y tu recibirías el mensaje que la compra. Aunque, afortunadamente, en la actualidad, antes de realizar el pago, algunas entidades bancarias cuentan con una especie de «filtro» donde te pasan de la pasarela de pago de esa web a su app para que confirmes el pago.

Hay otras formas de robarte dinero haciendo compras online y es pagando por Bizum o PayPal, pero en ambas situaciones, esa tercera persona debería saber tu correo electrónico y contraseña de PayPal, así como tener acceso a tu app bancaria para confirmar el pago por Bizum.

Cuidado con los datos que das y a quién los das

Cuando vayas a compartir estos datos privados, aunque por separado no sirvan para delinquir, el conjunto, si pueden meterte en algún lío. Al igual que pasa con otra mezcla explosiva como los correos electrónicos y las contraseñas. Si una tercera persona conoce esos datos, bien por una fuga de datos o porque tú se los has proporcionado, puede probarlos en diferentes redes sociales y robarte las cuentas.

Es por eso que hacemos hincapié en que nunca compartas datos sensibles como tus contraseñas, PIN de desbloqueo, datos privados como la dirección, el número de cuenta o de la tarjeta de crédito, el DNI, etc. Mucho cuidado con quién compartes estos datos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.