¿Existen los robots con emociones? Tal parece que robots como C-3PO de la saga “Star Wars” están cada vez más cerca de convertirse en una realidad. La prueba de esto es Nadine, un robot capaz de reconocer el rostro de las personas, o Edgar, que simula los gestos y el modo de hablar de los humanos.

Nadia Thalmann, la científica suiza creadora de Nadine, ha afirmado que los robots del futuro serán inteligentes y podrán hacer compañía tal como el mítico C-3PO de la famosa franquicia. En el caso de Nadine, el equipo de investigadores en Singapur desarrolló una tecnología relacionada con el reconocimiento de rostros y gestos y memoria cognitiva y emocional, que funciona con un software inteligente similar al que utiliza Siri de Apple, o Cortana de Microsoft.

“Me alegro de verte”, responde Nadine al saludo de su creadora, “Soy un acompañante social, puedo hablar de emociones y puedo reconocer a personas. Te he reconocido, eres Nadia, encantada de verte otra vez”, explica el robot en un vídeo promocional de la Universidad Tecnológica de Nanyang de Singapur.

Según ha explicado Thalmann, hoy día los investigadores trabajan intensamente en inteligencia artificial, en especial para el reconocimiento de objetos, personas, situaciones, intenciones, etc, además en la conciencia de sí mismos… Vamos, robots con emociones.


 

¡Peligro! Mis colegas son robots: las máquinas en el mundo laboral


 

“Por ahora hay pocos robots con emociones como Nadine en el mercado. Es uno de los primeros. Ahora necesitamos unos dos años para definir el mercado, mejorar el producto según las necesidades y los precios. En mi opinión, los veremos (androides) en la próxima década”, apuntó la investigadora.

En cuanto a la apariencia de los robots con emociones, Thalmann opina que cuando la tecnología del software avance, esto dependerá mucho del gusto de los usuarios y serán ellos quienes decidirán si prefieren que sean parecidos a ellos o no.

Pero Nadine no es la única robot que intenta interactuar con los humanos. Otro grupo de científicos ha desarrollado otro prototipo llamado Edgar, el cual puede ser teledirigido por una persona a distancia emulando tanto el habla como los gestos de los brazos de los humanos. El objetivo de este robot es que pueda ser utilizado para dar conferencias o clases a distancia o inclusive para interactuar con clientes o usuarios en compañías o parques de atracciones, es decir quieren hacerlos robots con emociones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.