BANNER CECOTEC

El Mobile World Congress 2015 (MWC15) también ha servido de escenario para una campaña mundial contra el ciberbullying que ha organizado un panel de alto nivel y en la que forma parte Kaspersky Lab en su compromiso por educar y apoyar a los niños y a sus padres frente a este flagelo.

Los datos han sido aportados por fuentes de la líder en seguridad informática, resaltando que prevenir completamente el acoso cibernético puede ser muy complicado, pero hay algunas medidas sencillas que se pueden tomar para proteger a los niños del ciberbullying y sus consecuencias, como, la revisión de la configuración de privacidad en las redes sociales, así como a la del control parental de aplicaciones de software y soluciones de seguridad.

Sin embargo, los diestros de Kaspersky también han destacado que es preciso ir más allá de la tecnología. “Se necesita de los padres para explicar lo importante que es mantener la información personal en privado, y no revelar detalles como dirección, número de teléfono, colegio, número de tarjeta de crédito, entre otros; para pensar en lo que están compartiendo y con quién; y para saber a quién recurrir en busca de ayuda cuando se sienten intimidados o angustiados”, han ilustrado.

Números que hablan

Según estudio de Kaspersky Lab y B2B International, el 18% de los padres españoles siente que no puede controlar lo que su hijo ve y hace en Internet, mientras que el 70% de ellos les preocupa que pueda enfrentarse a algún tipo de acoso cibernético.

Frente a estas cifras, portavoces de la líder en seguridad informática han destacado que los intentos bien intencionados de los adultos de dar a sus hijos un poco de intimidad pueden, de hecho, hacerles más vulnerables al acoso y al abuso online.

En este sentido, se ha conocido que el estudio ha reflejado que el 17% de los padres españoles manifestó ser amigo o sigue a sus hijos en las redes sociales; aunque únicamente el 30% vigila su actividad en línea; y solo el 31% habla con ellos sobre los riesgos online.

Con respecto a otros datos revelados en la investigación de Kaspersky Lab y B2B International, vale mencionar que los niños son, a menudo, reacios a admitir que están siendo acosados; y muestra de ello, el 25% de los padres admitió que pasó un periodo largo hasta que se percató que sus hijos habían sido sufrido ciberbullying.

“Este hecho es especialmente preocupante porque los abusos online pueden extenderse fácilmente a la intimidación en el mundo real, situación que ha encontrado un 26% de los padres afectados”, han ilustrado las fuentes de Kaspersky, advirtiendo a la vez que el impacto emocional a largo plazo provocado por el acoso online puede ser devastador para los jóvenes y los padres necesitan saber cómo pueden actuar para detenerlo.

Siguiendo en la misma línea, el estudio de Kaspersky Lab ha dejado de manifiesto que el 48% de los padres con hijos acosados se vio obligado a intervenir para resolverlo mientas que más de la mitad, el 52%, no hizo nada en particular.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.