Al momento de navegar por la red, la protección de los datos y la seguridad son prioridad tanto para las personas particulares en sus hogares como para las grandes empresas e incluso organismos como bancos, hospitales o centros educativos. Y esto crece en la medida que nos acercamos -cada vez más- a un mundo 100% digital.

Según un reciente informe que recogió los datos de 85 países del mundo, durante el 2020 se descargaron casi 280 millones de productos VPN; y en el 2021 este número ascendió a 785 millones. Estas soluciones pasaron de ser una solución de un pequeño nicho a popularizarse entre todos los usuarios, tanto particulares como comerciales o empresas. Para el 2022, el mercado de VPN a nivel mundial vale cerca de 43 millones de dólares.

Esta información es consecuente con el aumento de ciberdelitos de los últimos 10 años que ha echado luz sobre la falta de seguridad de muchos dispositivos, tanto en el hogar como en los espacios de trabajo. 

Si bien existen ciertas ciberamenazas identificadas, de las que los usuarios particulares y empresas saben protegerse, estas se reinventan a diario engañando a las personas para robar sus datos personales o hackeando sus dispositivos. Por lo tanto, el empleo de tecnologías de seguridad digital es un hecho tanto para empresas como para personas en sus hogares. 

En este artículo se ahondará en el uso de VPN como mecanismo para garantizar una conexión segura, privada y cifrada. 

3 razones por las cuales sumar una VPN a los dispositivos

Una VPN es una red virtual privada que encripta los datos al momento de la conexión con el objetivo de garantizar privacidad en ese intercambio y total protección de la información, incluso aunque el usuario se conecte a una red pública. Cuando una persona utiliza una VPN, aunque alguien accediera a sus datos, no podría utilizarlos porque estarían cifrados.  

Motivo 1: Datos protegidos

Como adelantamos al comienzo del artículo, todos los datos que se intercambien durante la navegación estarán cifrados por lo que ni siquiera el proveedor de internet podrá acceder a ellos. Con una VPN, el usuario podrá utilizar cualquier red, incluso la de un aeropuerto, con total seguridad y privacidad. 

Motivo 2: Navegación privada

Parece un sueño pero es real. Con una VPN las personas pueden navegar por internet con una dirección IP anónima que no dejará rastros del historial, de formularios que se completen, de contraseñas ni de ningún otro punto vulnerable. Además, la red virtual es capaz de bloquear sitios web maliciosos que pueden poner en riesgo el sistema operativo del dispositivo. 

Motivo 3: No más restricciones geográficas

No todas las plataformas y sitios web muestran el mismo contenido en todos los países, en especial las que transmiten por streaming, como Netflix, que filtra ciertas series y películas por región. En estos casos, la VPN conectada a servidores internacionales hace que los usuarios puedan acceder a todos ellos sin distinciones ni restricciones debido a que la dirección IP se mantiene anónima por lo que la plataforma no puede distinguir de qué zona es. 

Lo más importante a la hora de contratar una empresa que facilite este tipo de soluciones es que sea confiable, que garantice ciberseguridad y la libertad digital. Surfshark, según las opiniones sobre VPN de los usuarios, es una de las más recomendadas y seguras. 

Es recomendable hacer una investigación de las empresas proveedoras antes de adquirir estos productos ya que existen muchos software maliciosos o vulnerables, que ponen en riesgo la integridad digital de las personas.

Periodista. Mezclo #tecnologia y ciencia que mejora la vida de las personas!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí