Durante años los fabricantes de automóviles han estado trabajando de distintas maneras de hacer que la conducción sea mucho más segura y los últimos avances tecnológicos en este campo tienen que ver con la auto-conducción y la conducción asistida.

Pero más allá de esto, existe otra tecnología en desarrollo. Se trata de un panel de control experimental capaz de realizar un seguimiento de lo que el conductor hace al volante e incluso de predecir lo que podrían hacer a continuación.

La mayoría de los accidentes de tránsito ocurren por errores que cometen los conductores, siendo los conductores distraídos los que mayor problema generan debido a los dispositivos electrónicos como el smartphone. Por esto los fabricantes de coches han comenzado a probar sistemas que pueden monitorear el movimiento de los ojos y la posición de la cabeza.

Incluso hay algunos sistemas que pueden ser entrenados para reconocer aspectos del lenguaje corporal y ciertos comportamientos que se asocian con algunos movimientos del coche. Este tipo de sistema podría ser mucho más beneficioso que un simple seguimiento ocular ya que podría ayudar a advertir algunos problemas como el punto ciego.

Este sistema de predicción de accidentes funciona gracias a un algoritmo de aprendizaje automático, con lo cual se puede conocer cuando el conductor se va a cambiar de carril. Por ejemplo, un cambio de carril se señaliza con una mirada por encima del hombro del conductor junto con otras cosas como cambios en la dirección, la aceleración y el frenado.

Pero no solo se trata de detectar movimientos cuando el conductor está distraído, también se trata de hacer que el coche sea lo suficientemente inteligente en ciertos momentos para dar las alertas correctas. Si por ejemplo, el conductor se distrae por un segundo pero no hay nada al frente, el coche debería detectar que no existe peligro y no alertar al conductor. Todo esto tiene que ver con el hecho de usar correctamente la información que proporcionan los sensores del automóvil.

Este tipo de investigaciones podría ser incluso mucho más importante a medida de que los coches se vuelven autónomos ya que, a pesar de que los vehículos serán capaces de conducirse solos, al menos en un principio, aún así los conductores necesitarán tener el control del coche en algunas situaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.