Estar al día con los avances de la tecnología es el sueño de la sociedad moderna, y es que resulta un poco abrumador ir a la par; sin embargo esta ciencia se ha encargado de tocar diferentes escenarios con la intención de expandir sus beneficios y los cigarrillos electrónicos no son la excepción. Se han convertido en uno de los dispositivos más valorados del siglo XXI, muy a pesar de que sus primeros pasos tuvieron lugar en la década de los años 60. En la actualidad, es posible adquirir estos productos de vapeo en una tienda de cigarrillo electrónico y disfrutar de la gran variedad de diseños, presentaciones y sabores de e-liquidos capaces de satisfacer las necesidades de miles de usuario, además ofrece la posibilidad de utilizar o no nicotina, por lo que se han convertido en una opción más saludable de cara a los efectos nocivos que produce el cigarrillo analógico en la salud de los fumadores directos y secundarios.

¿Qué tiene un e-cig para ser diferente al cigarrillo clásico?

Sin duda, no solo se trata de una apariencia sofisticada y un diseño audaz, existen diferencias claves entre un e-cig y la versión clásica de los cigarrillos de toda la vida; y en este caso sus componentes lo dicen todo. El cigarrillo electrónico consta de:

  • Vaporizador: Conocido también como atomizador, es la zona del dispositivo donde el líquido se calienta para convertirse en vapor.
  • Algodón: De origen 100% orgánico y natural, es el material que absorbe el líquido y permite que pase desde la resistencia hasta la boquilla.
  • La resistencia: Se trata de una pieza mecánica capaz de generar el calor dentro del vaporizador.
  • Batería: Ofrece carga continua al dispositivo y puede ser recargable y de larga duración.
  • Boquilla: Representa la parte superior del dispositivo donde se colocan los labios para vapear.
  • Líquido de cigarrillos electrónicos: Es la sustancia especial que se convierte en vapor.

Por su parte, los cigarrillos analógicos se diferencian de los electrónicos por poseer los siguientes componentes.

  • Columna de tabaco: Contiene tabaco y otras sustancias aditivas como nicotina, cadmio, arsénico, entre otras. Es de color blanco.
  • Área de filtración: Es de color amarillo y representa el área donde se apoyan los labios.Contiene metanol y monóxido de carbono.
  • Filtro: Hacen presencia más compuestos como el mercurio y el plomo, por nombrar solo algunos.
  • Papel de cigarrillo: Papel especial para envolver de forma cilíndrica todo el contenido.

¿A qué se debe el auge de los cigarrillos electrónicos?

Muchos pudieran decir que se trata de una moda o nueva tendencia que pronto quedará en el olvido; sin embargo, el auge de los cigarrillos electrónicos se ha posicionado con robustez sin intenciones de declinar y la razón es justificable. Estamos frente a un dispositivo que a pesar de ser controversial, no hay duda de que ofrece ventajas significativas sobre otros formatos de cigarrillos clásicos y aunque todavía quedan temas por discutir, ya cuenta con un gran número de seguidores que aprovechan al máximo sus beneficios. De entrada, es preciso destacar que con los cigarrillos electrónicos no ocurre el proceso de combustión, esto significa que no existe humo ni liberación de sustancias nocivas como ocurre en el formato clásico. Y es que es bien sabido que mientras se fuma un cigarrillo clásico, no sólo se libera nicotina, también alquitrán, butano, monóxido de carbono, cadmio y otros aditivos de alto riesgo para la salud a corto y largo plazo. Pero, la ausencia de humo en los e-cig, no solo beneficia a los usuarios directos, pues para los fumadores pasivos también disminuyen los riesgos de estar en contacto con el humo de segunda mano y de estar expuestos al desagradable mal olor de la nicotina.

Aunque muchos opinen lo contrario, los cigarrillos electrónicos resultan una opción más rentable sobre el formato analógico, pese a que se tenga que hacer una mayor inversión inicial. Además, la posibilidad de poder decidir sobre el uso o la concentración de nicotina es una ventaja de provecho para aquellos que desean alejarse del hábito de fumar y no pueden controlar el nivel de nicotina que consumen con los cigarrillos clásicos; por si fuera poco, los e-cig abren paso a una amplia gama de sabores donde el usuario puede escoger según su estilo de vida.

Sin duda, sus ventajas son evidentes y el medio ambiente también reconoce el avance de inclinarse a usar estos dispositivos electrónicos ya que no deja residuos a su paso como las habituales cenizas y colillas de los cigarros tradicionales que contaminan el entorno y aumentan los riesgos de incendios forestales y quemaduras a terceros.

Ahora bien, es evidente que la industria del vapeo crece de forma irreversible, por tanto, para disfrutar de una buena experiencia y sacar el máximo provecho al buen uso de estos dispositivos es indispensable adquirir productos de calidad como los de Terpy, por algo se alza como el portal web de vapeo más valorado por usuarios de toda Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.