Quedarse en ‘modo enganchado’ frente a la pantalla del móvil esperando a que responda a alguna de petición, es sin duda un gran tormento. Para evitar esto y mantener el dispositivo listo para ejecutar cualquier tarea de manera fluida, es menester que su memoria no esté colapsada.

Actualmente, existen diversas aplicaciones que ofrecen al usuario la posibilidad de liberar espacio en la memoria RAM del terminal, así como detectar archivos duplicados o apps innecesarias, entre otros aspectos que comprometen la capacidad de almacenamiento interno y con ello la velocidad de respuesta en el sistema.

Pero como el objetivo es conservar el escenario despejado, no vale sumarle más guindas al pastel. Mejor, es echarle un vistazo a estas cinco opciones para tener el smartphone a la orden del día.

1.- Mensaje leído, mensaje borrado

Aunque no lo parezca, los mensajes –y por supuesto las conversaciones que podrían surgir de ellos- ocupan espacio en la memoria del móvil; por ello, lo más prudente es borrar mensajes/conversaciones no importantes tras su culminación, y/o configurar en el aparato el tiempo específico para que automáticamente se eliminen.

2.- Más en la Nube, menos en el móvil

Dropbox, One Drive, Google Drive e iCloud, entre otros, son servicios gratuitos que permiten almacenar en línea imágenes, música y videos, los cuales normalmente abundan en el móvil y ocupan significativamente espacio en su capacidad de almacenamiento interno.

Lo interesante de esta opción, es que además de liberar espacio en el terminal, ofrece el plus de poder tener acceso a todos esos elementos multimedia así como otros documentos, desde el propio smartphone y cualquier equipo conectado a Internet.

3.- Es un smartphone, no un iPod

Un tanto relacionado con el punto anterior, dado al hecho de que es muy común descargar cientos de canciones al móvil y a la final muy son pocas las reproducidas. Así, que lo recomendable conservar las que realmente merecen la pena y/o utilizar portales o aplicaciones que ofrezcan la posibilidad de escuchar música.

4.- Adiós al museo de apps

Regularmente, en el móvil yace una serie de aplicaciones que al paso del tiempo fueron olvidadas; y aunque no se usen, están ocupando espacio en la memoria y comprometiendo la respuesta del aparato al momento de la descarga de actualizaciones. Es por ello, que lo más prudente es eliminar todas esas apps. Además, estar al tanto del espacio que ocupan las que sí se utilizan y las opciones de ahorro de espacio que ofrecen.

5.- Lo que no se ve también ocupa espacio

Además de elementos innecesarios, vale eliminar –regularmente- el caché e historial tanto de navegadores como aplicaciones, ya que esos datos que se van almacenando en la memoria del dispositivo para agilizar su funcionamiento, terminan colapsándola, y con ello, afectando el rendimiento del dispositivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.