Científicos de la Universidad de Stanford proponen otorgar un nuevo uso a los cables de fibra óptica de Internet: la de detectar terremotos.

Aunque te parezca descabellada esta idea, en realidad no lo es. Estos cables que están enterrados en la tierra  que transmiten señales de datos a largas distancias mediante la conversión de señales electrónicas en luz pueden aportar información en materia sísmica.

Para probar su punto, el profesor Biondo Biondi, líder del proyecto, construyó en 2016, junto a su equipo, un observatorio de terremotos con cables de fibras ópticas para medir y monitorear sismos.


Te puede interesar:
Haz de tu móvil un sismógrafo casero con esta aplicación para Android


A un año de la instalación de este observatorio, los investigadores han conseguido registrar sismos con la misma fibra óptica que utilizamos para conectarnos a Internet.

“Podemos escuchar continuamente, y escuchar bien, la Tierra utilizando fibras ópticas preexistentes que se han desplegado para fines de telecomunicaciones”, dijo Biondi.

El profesor asegura que si bien los cables de fibra óptica de Internet para detectar terremotos son menos precisos que los sismómetros, a largo plazo resultan más útiles por su bajo costo y mantenimiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.