Si existen dos rivales en el mundo de la tecnología esos son Apple y Samsung. Esta competencia ha quedado más que clara este año con los más recientes terminales de las marcas: el iPhone 6 y el Galaxy Alpha. Pero, ¿qué tienen estos dispositivos que los hacen tan competitivos? ¿qué hace que un usuario se decida por uno y no por el otro?

Realmente no sabemos exactamente qué hace que un usuario decida comprar un iPhone 6 o un Galaxy Alpha, hay tantos motivos como equipos en el mercado. Es probable que la decisión este influenciada por la fidelidad hacia la marca porque, para ser honestos, aunque los smartphones puedan parecer similares, al tener dos sistemas operativos distintos, la experiencia puede cambiar completamente para los que están acostumbrados a uno o a otro. Sin embargo, para quienes quieran dar un salto, lo mejor es enfrentar ambos dispositivos, poniendo en evidencia sus ventajas y desventajas frente al otro, y mostrando además las prestaciones en las que ambos convergen.

Aunque hoy día la mayoría de los dispositivos tienen pantallas de más de 5 pulgadas, estos dos terminales han salido al mercado con una de 4,7. Para Apple es un paso al frente porque las pantallas de sus equipos no pasaban de las 4 pulgadas, pero para Samsung significa más bien un retroceso, esto si tomamos en cuenta que su anterior equipo, el Galaxy S5, tiene una pantalla de 5,5 pulgadas. Esta decisión de Samsung lo que nos hace ver es que, tras las decepcionantes ventas del S5, la marca necesitaba un equipo que pudiera realmente competir con el iPhone 6, a pesar de que la novedad de la pantalla de este no fuese su principal atractivo. Así que, para conocer mejor que es lo que nos ofrece cada equipo, veamos en detalle sus cualidades.

Pantalla

Aquí tenemos varios puntos contrastantes entre ambos equipos. Mientras que el iPhone 6 tiene unas dimensiones de 138.1 x 67 mm y un grosor de 6.9 mm, el Samsung Galaxy Alpha mide 132.4 x 65.5mm con un grosor de tan solo 6.7 mm, lo que lo hace el smartphone más delgado del mercado. Ambos equipos tienen una pantalla de 4,7 pulgadas pero están hechos de diferentes materiales: la del Alpha es HD Super AMOLED mientras que la del iPhone es Retina HD con tecnología IPS.

samsung-vs-apple-pantalla

Sin embargo, quizá la diferencia más notable en cuanto a estos detalles en la resolución que tiene cada una de las pantallas. Apple ha elegido para su equipo una resolución de 1.334 x 750 píxeles, con lo cual la densidad de píxeles alcanza los 326 puntos por pulgada. Por su parte, Samsung ha elegido una resolución de 1,280×720, mucho más baja que la del S5 (1,920 x 1,080), con lo cual la densidad de píxeles llega a 312 puntos por pulgada.

Diseño

El diseño es quizá uno de los puntos en los que ambos dispositivos se asemejan más. El Galaxy Alpha se diferencia del resto de los equipos de Samsung por tener un marco metálico en su estructura, acercándose así un poco más al diseño del iPhone.

samsung-vs-apple-diseno-2

Sin embargo, su parecido llega hasta allí ya que el metal del Alpha es tan solo el marco, con una carcasa en policarbonato, que aunque es un plástico muy resistente, lo dejá por detrás del iPhone 6, el cual tiene toda la carcasa hecha de aluminio.

Ambas marcas han cambiado algo que su diseño que las hace encontrarse en un punto medio: el iPhone se ha hecho un poco más curvo en los bordes y el Alpha un poco más cuadrado. En cuanto al material de la pantalla, Samsung vuelve a optar por el cristal Gorilla Glass 3, mientras que Apple le apuesta a las pantallas con cristal de Zafiro, un material sintético súper fuerte, casi tan duro como el diamante, lo que lo hace casi imposible de arañar.

Sistema operativo, Potencia y Memoria

En cuanto al sistema operativo, estos dispositivos son poco comparables porque corren con sistemas diferentes: iOS 8 y Android KitKat 4.4.4 y cada uno tiene sus ventajas. iOS ofrece una experiencia de uso muy buena, con aplicaciones de gran calidad y una interfaz muy intuitiva, aunque como punto en contra, el sistema de Apple no tiene tanto margen de maniobra a la hora de personalizar y modificar el sistema como en Android.

El iPhone 6 cuenta con un chip Apple A8 y el procesador tiene arquitectura de 64 bits, formado por dos núcleos Cyclone que funcionan a 1,2 Ghz. El procesador gráfico tiene seis núcleos y la memoria RAM es de 1 Gb. Por su parte, el Galaxy Alpha cuenta con un procesador Exynos 5 Octa de ocho núcleos, aunque en realidad está formado por dos chips de cuatro núcleos. Por un lado hay un Cortex A7 que funciona a 1,8 Ghz y también lleva un Cortex A15 que trabaja a 1,3 Ghz. La GPU es una Mali-T628 y lleva 2 Gb de memoria RAM.

La memoria es otro aspecto importante y en el que ambos equipos difieren. Mientras que el Samsung Galaxy Alpha sólo está a la venta en una versión, la de 32 GB, el iPhone 6 viene en tres modelos, de 16, 64 o 128 Gb. Ninguno de los dos equipos cuenta con ranura para tarjetas de memoria, lo que supondría un problema para algunos, quienes por obligación tendrían que recurrir a servicios en la nube para almacenar más datos.

Cámara

La cámara es siempre un aspecto fundamental dentro de los móviles hoy día. Para muchos de nosotros ya no es necesario traer encima una cámara compacta cuando nuestro smartphone puede servirnos para el mismo propósito. Es por esto que los fabricantes siempre buscan que sus equipos destaquen con ellas. En este caso, la cámara principal del Galaxy Alpha es de 12 MP, superior a los 8 MP del iPhone 6 y graba vídeos con mayor resolución (2160p frente a 1080p). El Alpha también cuenta con enfoque automático, flash LED, modo HDR, estabilizador de imagen y una cámara delantera de 2,1 megapíxeles.

samsung-vs-apple-camara-2

Aunque la cámara del iPhone 6 cuenta con menos megapíxeles y no tiene estabilizador óptico de imagen, el equipo incorpora un lente de gran calidad, además de un sensor mejorado que mide 1/3 de pulgada. Su lente tiene apertura f/2.2, un filtro de infrarrojos y está cubierta de cristal de zafiro para protegerla de posibles arañazos. Cuenta con enfoque automático por detección de fase, flash LED de dos tonos,estabilizador de imagen digital, modo HDR, detección facial, un modo panorámico y una cámara delantera de 1,2 megapíxeles.

Batería

La batería es uno de los aspectos a los que los usuarios le prestan más atención porque honestamente de nada nos sirve un smartphone con excelentes funcionalidades si su rendimiento no es bueno. Con 1.810 miliamperios para el iPhone 6 y 1.860 miliamperios para el Galaxy Alpha, podemos decir que los equipos se comportan bien, aunque no excelente si lo comparamos con otros terminales.

Las empresas quizá le han apostado a la eficiencia de sus procesadores para compensar la capacidad de las baterías. Si bien es cierto que la batería del iPhone 6 es mucho mejor que la del 5s, su capacidad no resalta mucho. Lo mismo ocurre con el Samsung. La batería del Alpha es decepcionante comparada con los 2800mAh en el S5, aunque considerando que la pantalla de este es más pequeña, debería funcionar adecuadamente.

Veredicto

Si dejamos a un lado el hecho de que ambos equipos trabajan con sistemas operativos diferentes, el iPhone 6 y el Galaxy Alpha conjugan un buen diseño y altas prestaciones. A pesar de la diferencia entre sus dimensiones, ambos son ligeros y delgados, con pantallas de 4,7 pulgadas y con baterías que cuentan con una capacidad similar.

El Alpha es más que un cara bonita y su marco metálico lo convierte en el dispositivo móvil más elegante de la línea Galaxy. La cámara del Samsung tiene más resolución, pero lo que la hace especial son las funciones exclusivas y la grabación de vídeos 4K. Ambos terminales cuentan con procesadores rápidos pero mientras que Samsung le apuesta a los núcleos, Apple sigue fiel a la arquitectura de 64 bits. El iPhone 6 destaca las excelentes prestaciones de sus antecesores pero actualizadas y con una pantalla más grande. El nuevo equipo de Apple se anota un tanto con la cámara, más que en resolución con la lente y su sensor más amplio, además de que graba vídeos en cámara lenta.

Para los usuarios de Apple, la pantalla de 4,7 pulgadas del iPhone 6 es una novedad ya que sus equipos no pasaban de las 4 pulgadas, por lo que para ellos este detalle obviamente representa una motivación. Sin embargo, para otros usuarios, el tamaño de la pantalla no tiene ningún efecto, por lo que se fijarán en las prestaciones que le ofrece el equipo. Por su parte, Samsung busca con el Galaxy Alpha competir más directamente con el nuevo equipo de Apple con un terminal más compacto y con un diseño que se aleja un poco de la familia Galaxy.

¿Qué cuál equipo es mejor? Ambos equipos se parecen bastante y tienen muy buenas cualidades para competir en un mismo nivel en el mercado. Convencer a usuarios de una marca para pasarse a otra nunca es trabajo fácil y quizá la idea principal de las marcas sea conservar a sus usuarios y no intentar atraer a los de su competidor. De momento, el costo también podría jugar un papel dentro de la decisión de algunos usuarios. Aunque sus precios están cerca, el iPhone 6 cuesta 700 euros en la versión de 16 GB, superando así al Samsung Galaxy Alpha de 32 GB que cuesta 600 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.