Los expertos de entresD, compañía pionera en España en la impresión 3D de sobremesa, han revelado que -aunque parezca imposible- ir un paso más allá y conseguir imprimir objetos en 4D es posible mediante una impresora 3D.

“La impresión en 4D no afecta a lo que es la impresora, sino más bien al material que se utiliza”, han especificado los informantes, explicando que se trata de un tipo de material sintético que permite programarlo para que modifique su forma al cambiar de ambiente, es decir, según la temperatura, humedad o presión.

Siguiendo la línea anterior, los de entresD han destacado además que de modo que algunas piezas incluso se pueden programar para que, al pasar a otro espacio, se construyan o se reparen ellas solas debido a su expansión, lo que viene siendo un proceso de autoensamblaje. “De momento, esta situación ya se está consiguiendo que pase con el agua, así que cuando una pieza tridimensional se sumerge, ésta se ‘transforma’ en 4D”, han apuntado.

Asimismo, los diestros en impresión 3D –ahora también en 4D- han expuesto que lo novedoso del asunto es que, precisamente, este tipo de material se pueda imprimir con una impresora 3D; aunque teniendo en cuenta que no necesita ningún tipo de batería ni microchip, resulta mucho más fácil programarlo.

“Esto mismo que revoluciona el diseño y la construcción en el armado de productos y cualquier objeto, también resulta muy útil en cuestiones del hogar, puesto que se puede utilizar para reparar piezas o evitar que éstas se desgasten sin apenas tener que formar parte del proceso”, han enfatizado los de entresD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.