En varios edificios del MIT están depositadas varias cápsulas del tiempo a la espera de ser abiertas en tiempos establecidos o, como fue el caso de una que se encontraba en el Laboratorio de Inteligencia Artificial y Ciencias de la Computación del MIT (CSAIL), cuando pudo ser resuelto un problema criptográfico.

Lo interesante de este acertijo es el tiempo que se tomó para resolverlo y el interés de programadores para tal fin. Pero vayamos al principio: En 1999 cuando se construía el CSAIL, a su arquitecto, Frank Gehry, se le dio una cápsula del tiempo que sólo podía ser abierta si se resolvía un rompecabezas inspirado en la criptografía diseñado por Ron Rivest.


Te puede interesar:
¿Qué es el Blockchain y para qué me sirve?


De acuerdo con el problema criptográfico y los avances tecnológicos para la época, debía abrirse en 35 años, pero no fue así. Un programador belga, Bernard Fabrot, lo hizo en tres años y medio, según informa Wired; mientras que un grupo de expertos en criptografía diseñó un programa para resolverlo en solo unos meses; solo que ya había sido resuelto, por tan solo dos meses de diferencia, por Fabrot.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.