Los delitos en la red se han vuelto cada vez más comunes y los cibercriminales parecen no tener ningún tipo de límite en cuanto a víctimas se trata. Ahora, el nuevo blanco de ataque son los hospitales, de donde los delincuentes roban datos sensibles que valen muchísimo dinero.

Aunque compartir datos entre hospitales es beneficioso para los pacientes, ha empezado a generar un serio problema de seguridad para la industria sanitaria. El ataque a los sistemas informáticos de los centros de salud es una práctica que se ha vuelto usual en los últimos meses, tanto así que este año ha aumentado en un 600%. La información médica es extremadamente valiosa, ya que mientras que una tarjeta de crédito tendría un valor de pocos euros en el mercado negro, un historial clínico puede llegar a costar uno 80 euros.

Un historial clínico es sinónimo de dinero para los cibercriminales. Con este no solo se obtienen datos sanitarios sino también información personal detallada como números de la seguridad social, direcciones y cuentas bancarias que pueden utilizarse para la suplantación de identidad entre muchas otras cosas.

Uno de los robos de datos médicos más importantes hasta el momento ocurrió en agosto. La información personal de más de cuatro millones de pacientes de la red de hospitales de Community Health Systems en Estados Unidos fue comprometida. Por esto el FBI aseguró que iba a “destinar recursos y esfuerzos para orientar, interrumpir, desmantelar y detener a los autores” y según la investigación que realizaron se determinó que al parecer los cibercriminales trabajan desde China y utilizaron un malware sofisticado.

El principal problema es quizá que los hospitales no suelen estar preparados para este tipo de ataque, por esto se han tomado medidas para advertir a las empresas de servicios de salud sobre la necesidad de establecer medidas de seguridad al respecto. Con un entorno cada vez más conectado a la red y con la modernización tecnológica del sector es vital proteger sus sistemas para evitar no solo el robo de datos sino también el poner en peligro la salud de las personas en caso de que una intromisión como esta pudiera incluso piratear aparatos médicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.