“banner

Navegar por internet pone en riesgo nuestra privacidad, especialmente en la última década. Las grandes compañías de internet como Google, Apple, Facebook, Instagram o Twitter necesitan reunir toda la información que puedan sobre lo que hacemos en nuestros equipos para poder ofrecernos una publicidad adecuada a nuestros intereses, y hay un sinfín de personas y entidades que tratan de obtener nuestros datos personales para venderlos a terceros o para tratar de aprovecharse de nuestras cuentas personales para su propio lucro. Vamos a ver de qué formas puedes proteger tus datos privados y hacer que tu navegación por internet sea más segura.

1. Utiliza varios navegadores

Una técnica que se está extendiendo cada vez más para mantener a raya el seguimiento de las grandes empresas es el uso de diferentes navegadores de forma habitual. La compartimentación de navegadores lo que busca es limitar el alcance de las cookies para contener las más dañinas en un solo navegador, utilizando el resto para las demás tareas. De esta forma, las redes sociales más invasivas de la privacidad como Facebook o Instagram instalarán tus cookies en un navegador donde no podrán seguir tu rastro a ninguna otra web. Puedes usar Chrome para tus redes sociales, Iridium para todo lo relacionado con el trabajo y Firefox para el resto de tu día a día, por ejemplo. 

2. Utiliza una VPN

Uno de los principales peligros de tu navegación ocurre cuando tu conexión no es privada. Se trata de un error que te puedes encontrar frecuentemente cuando te conectas a webs que no cuentan con un certificado SSL apropiado, es decir, que no cuentan con una encriptación adecuada de sus servidores. Esto puede suponer un riesgo mucho más común de lo que piensas. Generalmente, gran parte de las webs cuentan con su propia encriptación para mantener su conexión segura, pero esto no siempre ocurre así y, además, esta encriptación muchas veces no es lo suficientemente robusta. La mejor forma de garantizar que tu conexión está cifrada y protegida es utilizar una VPN para asegurarte de que los datos que envías o recibes desde tu equipo no son accesibles por terceros.

3. Limita y elimina las cookies

Las cookies de seguimiento siguen siendo un problema incluso con la compartimentación de navegadores, así que conviene mantenerlas a raya continuamente. Puedes hacer esto de dos formas.

  • Utiliza navegadores robustos

No todos los navegadores están orientados de la misma forma con respecto a las cookies. Algunos, como Chrome o Safari, están diseñados por empresas que necesitan la publicidad para generar ingresos, así que es muy difícil contener las cookies en ellos. Otros, como Firefox o Iridium, son mucho más robustos en este sentido.

  • Ajusta la configuración

En la configuración de tu navegador podrás ajustar los permisos que concedes a la instalación de cookies de seguimiento, y/o eliminar cookies instaladas previamente para mantener tu navegación más privada y segura.

4. No compartas contenidos

El botón de compartir en redes sociales que encuentras en diferentes medios te permite dar a conocer un artículo de tu interés con tus seres queridos, pero también facilita tus datos tanto a la red social donde lo compartes como a la web donde has encontrado el artículo. La web sabrá ahora cuáles son tus redes sociales, y tus redes sociales sabrán cuáles son las webs que lees. Es menos perjudicial copiar el enlace y compartirlo de forma manual en tu muro, aunque debes tener presente que cada vez que compartas este tipo de contenido estás facilitando datos sobre tus intereses, inclinaciones políticas y demás.

5. No utilices tus datos reales

Llevamos tantos años de internet a nuestras espaldas que en ocasiones se nos olvidan las medidas de precaución más esenciales. Por eso conviene recordar que debes reducir al mínimo la presencia de tus datos reales en internet. Tu nombre y apellidos, dirección postal, número de documento, nombres de tus familiares, centro de trabajo y mucha otra información similar deben permanecer lo más a salvo posible dentro de internet. Evita facilitar estos datos, sobre todo en las redes sociales, para prevenir casos de acoso o de bullying y limitar las herramientas con las que un hacker podría acceder a tus cuentas de correo, bancarias o de cualquier otra plataforma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.