Un nuevo generador de pulsos de alta tensión para destruir tumores ha sido patentado, el cual consiste en dar muerte a las células al ser estas incapaces de reparar los daños que los campos eléctricos elevados provocan en su pared celular.

La electroporación irreversible (nombre que recibe el proceso de electroshock a la células) presenta importantes beneficios para el paciente frente a otros tratamientos más agresivos, ya que ni es térmico ni utiliza fármacos. Otro elemento a favor es que podría aplicarse también en combinación con los tratamientos médicos habituales para lograr una efectividad mayor y mejorar significativamente los tiempos de recuperación. La revista científica IEEE Journal of Emerging and Selected Topics in Power Electronics Desarrolla un trabajo en su última edición sobre este tema.

El desarrollo ha sido un trabajo conjunto entre la Universidad de Zaragoza  con un 66,6% y un 33,3% por la Universidad Pompeu Fabra. Ha logrado despertar el interés de muchas compañías, lo que permitirá avanzar en la investigación  del generador de pulsos de alta tensión, o lo que es igual la electroporación irreversible, como un arma muy eficiente en la lucha contra el cáncer. Por el momento, el generador ha sido probado con éxito en estudios in vivo demostrando su capacidad para destruir grandes volúmenes de tejido.

Hasta el momento, el generador de pulsos de alta tensión permite volúmenes de tratamiento mayores. Concretamente, el generador puede aplicar tensiones de hasta 12 kilovoltios pico a pico y corrientes de hasta 400 amperios, frente a los 3 kilovoltios y 50 amperios de los generadores regulares en uso clínico. Además el generador permite adaptar la forma y número de pulsos a los requisitos del tratamiento.

Se impulsó el desarrollo de este generador de pulsos de alta tensión, porque cuando los pulsos son de baja magnitud, el proceso es reversible y la célula es capaz de reparar estos defectos y puede seguir viviendo. De hecho, hasta ahora la electroporación se aplica en este sentido para ayudar a la absorción de fármacos o de ADN a través de los poros abiertos momentáneamente. Sin embargo, con campos eléctricos elevados, la célula no puede reparar los defectos y ello conduce a la muerte celular que trae la cadena cancerígena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.